Huesca

SOCIEDAD

Familia Giménez: "No nos negamos a marcharnos, pero necesitamos una vivienda social"

Residen en la casa situada en el paseo Lucas Mallada número 48, afectada por la expropiación forzosa, y piden "un piso digno en el que vivir"

Ricardo Giménez, con su nuera Rosa Fernández y sus nietas Sephora, Nazaret y Josefa.
Ricardo Giménez, con su nuera Rosa Fernández y sus nietas Sephora, Nazaret y Josefa.
Pablo Segura

El Ayuntamiento de Huesca ha concedido un último plazo de diez días hábiles a la familia que habita en la casa situada en el Paseo Lucas Mallada número 48 de la ciudad, afectada por la expropiación forzosa motivada por el proyecto de reurbanización de un tramo de esta vía.

El Consistorio tomó esta decisión extraordinaria después de que el inmueble siguiera ocupado tras vencer la fecha de desalojo inicial, fijada para el 31 de agosto, debido a que estas personas no habían encontrado una residencia para cada uno de los núcleos familiares.

La nueva cuenta atrás comenzó el pasado 14 de septiembre para Ricardo Giménez y otros cinco miembros de su familia, entre los que se encuentran tres niñas menores de edad: Josefa, Sephora y Nazaret, de 16, 14 y 10 años respectivamente, la primera de ellas con una discapacidad intelectual.

Ricardo Giménez explica que en esta particular casa de la capital oscense donde pueden verse gallinas y perros sueltos, además de antigüedades y otros objetos, residían un total de 16 miembros de su familia. Ahora quedan seis, y asegura que les resulta muy complicado encontrar una vivienda de alquiler por su condición gitana. 

Los días pasan y Ricardo Giménez reclama al Consistorio una vivienda de protección a la que poder mudarse. Reconoce que recibió “obligado” por parte del Ayuntamiento una indemnización de 8.200 euros que ha invertido en la compra de un piso en el que se alojará parte de esta gran familia, pero plantea que necesita otro más para poder abandonar el que ha sido su hogar en los últimos 30 años.

Su nuera y madre de las tres niñas, Rosa Fernández, manifiesta: “No nos negamos a marcharnos, pero necesitamos una vivienda social o con un alquiler que podamos asumir. A día de hoy no he podido conseguir nada en Huesca y he recorrido todas las inmobiliarias. No queremos nada de gratis, pero sí una vivienda digna”.

Cabe recordar que el alcalde de Huesca, Luis Felipe, manifestó hace unos días que espera que en breve comiencen estos trabajos de reurbanización dotados con más de 300.000 euros, que se llevarán a cabo en el tramo comprendido entre el río Isuela y el Polígono La Magantina. Desde el Ayuntamiento destacan que esta familia ha cobrado la indemnización pertinente y que sus servicios jurídicos están en contacto con las familias ultimando trámites administrativos.

Etiquetas