Huesca

¿quién soy?

José Miguel Valdivia: Del teatro al béisbol, de Cuba a Huesca

“Del teatro traigo el rigor, la pasión, la entrega..., y el Béisbol es parte del ADN de nuestra región del Caribe”, afima

José Miguel Valdivia en su juventud y con el trofeo de Campeón de España Sub 11 conseguido por el Club Jabatos de Huesca, que él dirige.
José Miguel Valdivia en su juventud y con el trofeo de Campeón de España Sub 11 conseguido por el Club Jabatos de Huesca, que él dirige.
S. E.

José Miguel Valdivia Bernal (Sancti Spíritus -Cuba- 1964), conocido por el sobrenombre ‘Corojo’, es “hijo de familia campesina y nací en el edén, rodeado de árboles frutales, vivía entre animales, caballos, vacas, perros..., sé trabajar perfectamente en todas las labores del campo, montar a caballo...”. Con un marcado acento cubano, cuenta que tras ir a la escuela de su localidad, se fue a un centro docente de música “en el que era el único que no estudiaba música”, aunque esta experiencia “me encauzó y despertó mi vocación artística. Leía mucho, sobre todo narraciones cortas, me aficioné mucho al cuento, de hecho yo tengo dos libros de cuentos publicados y poesía”. Y en su vida ya se habían instalado el judo y el béisbol.

Al terminar el bachillerato preuniversitario -añade-, “pude estudiar piloto de reacción de combate en la antigua Unión Soviética y lo dejé, pude estudiar Medicina, pude estudiar Ingeniería Naval, pero finalmente me decanté por la Escuela Nacional de Arte (ENA) y estudié dirección de teatro”.

Regresó a su ciudad y fue profesor de teatro en la universidad. “Dirigí un grupo allí muchos años, gané muchos premios y creé un grupo de teatro profesional, Teatro del Encuentro, y lo tuve 18 años…”. Varios estrenos de obras, incluidas dos escritas por él; espectáculos humorísticos, “que en tiempos se estilaba mucho en Cuba para sobrevivir y demás”, y, por otro lado, dirigía a ‘Artistas’, un grupo de sóftbol, “un sucedáneo del béisbol pero con la pelota más grande”.

Se casó y vinieron a España en 2000. Primero a Zaragoza, trabajó en varios festivales de esta ciudad y en Jaca, La Muela…; luego a Teruel, donde su esposa trabajó de médico psiquiatra y él impartió talleres de confección de máscaras, de teatro… Allí nació su primer hijo, Leo, y pasado un año, “en 2007 nos vinimos a vivir a Huesca, porque teníamos unos amigos aquí. Ese año nacieron nuestros gemelos, que son actualmente integrantes del club”.

Hasta el 2014 solo se dedicó a escribir y a cuidar a sus hijos, “cien por ciento… Hasta que un día mi esposa me regaló un guante de béisbol y yo tenía una pelota firmada por el equipo de Cuba que fue campeón olímpico en Barcelona; con mi hijo Leo, que había recibido lo básico de este deporte en educación física, bajamos a la parte posterior del palacio de congresos a jugar, y casi como por arte de magia, se fueron uniendo niños”. Propuso la extraescolar en el Colegio Pirineos y se la aceptó la Amypa. Se sacó en La Coruña el título de entrenador de primer nivel. Creó el club Béisbol Huesca (Jabatos), al que pertenecen sus gemelos y que se nutre de, sobre todo, egresados del Colegio Pirineos, y se hizo entrenador nacional de béisbol.

“He ganado varias veces las series de Aragón de los juegos escolares en distintas categorías, sobre todo en Sub 11 y Sub 15, he quedado finalista en varios campeonatos, he ganado copas de Zaragoza, he quedado entre los mejores equipos Sub 11 y Sub 15 y este año ganamos el campeonato nacional Sub 18 y acabamos de ganar el campeonato nacional Sub 11”.

Mientras tanto, “el teatro siempre está allí, es una vocación rectora en mi vida”. “Del teatro -resume- traigo el rigor, la pasión, la entrega, el estudio, la superación..., y del béisbol, algo que forma parte del ADN de nuestra región, del Caribe”.

Etiquetas