Huesca

valoración vecinal

Huesca, una ciudad "estancada" según la opinión de sus barrios

Creen que 2023 debe ser un año de oportunidades para conseguir un mayor impulso

Vecinos del barrio de La Encarnación
Vecinos del barrio de La Encarnación
Pablo Segura

El año 2022 está a punto de concluir y, para gran parte de los barrios, la ciudad de Huesca no parece haber avanzado lo esperado. “Una Huesca atascada”, refleja Javier Moreno, presidente de la Federación de Barrios Osca XXI, en la línea de una actualidad marcada por las dificultades económicas nacionales y europeas, pero también por lo que consideran una escasa atención a la participación de los vecinos de la capital altoaragonesa.

“No es una situación ajena al trabajo ni a la vida cotidiana de las personas”, lamenta el propio presidente de la federación, pues multitud de vecinos inciden en que es “fundamental” la llegada de soluciones a “problemas que se está cronificando con el paso del tiempo: escasez de trabajo, ocio, futuro, atención a las personas vulnerables, a los problemas emocionales de muchas personas…”.

Un envejecimiento escasamente controlado

En ese sentido, en el aspecto urbanístico, recuerdan aquella idea de conexión de la calle Teruel con Juan XXIII demandada desde hace años, de la que “ya no se habla”. Otros hechos como la “escasa conexión con el peatón y los ciclistas de cara a la unión de la zona de La Encarnación con el centro de Salud de Los Olivos, algo de lo que se habla muy poco y de lo que solo existe una mala comunicación para buscar soluciones desde hace tiempo”.

A nivel general, inciden en que “vemos que el envejecimiento y la degradación avanza más rápido que el mantenimiento, conservación y reurbanización de la ciudad. Se nos va apoderando y se va agravando por la no llegada de soluciones a problemas de cada vez más zonas”. En definitiva, protestan razonando que “una ciudad tan pequeña debería ser ejemplo y hay muchos obstáculos”.

Todo ello, mantienen, influye en el impulso económico de la ciudad, algo que no ha sido tan positivo como se creía a pesar del asentamiento reciente del deporte oscense en la élite, la reapertura del cuartel Sancho Ramírez o la llegada de los Fondos Europeos Next Generation-UE: “vemos que las grandes expectativas que se fueron creando en los últimos años se están desinflando. Algunos asuntos se pueden parchear pero los grandes problemas no van a solucionarse”.

Problemas como la escasa participación ciudadana para los proyectos de rehabilitación e impulso de la ciudad de Huesca, algo que han notado en los diferentes foros participativos y de reunión como el Consejo Ciudadano o la Ponencia de Movilidad entre otros. “Prácticamente, dichos espacios se están convirtiendo en salas informativas. En el mejor de los casos, se da a conocer lo que ya se ha decidido”, reclaman diferentes representantes de las asociaciones de vecinos, algo que provoca la continuación “en deterioro y en contra del impulso que necesita la ciudad”.

Al fin y al cabo, uno de los elementos que más preocupa es la transformación urbanística, puesto que “siempre quedan resquicios y cabos sueltos que no finalizan” como es el caso de “la necesidad de un nuevo parking para la ciudad y, por supuesto, más vivienda de protección oficial”. De esta forma, las quejas no parecen ser pocas entre la ciudadanía, tal y como manifiesta el presidente de la Federación de Barrios Osca XXI: “Los colectivos quieren participar, pero las escasas convocatorias hacen que todo el mundo acabe quejándose y no participe porque siente que no va a ser escuchado”.

Sin embargo, los barrios ven el 2023 como una gran oportunidad para avanzar y dejar atrás el estancamiento que acusan actualmente y desde tiempo atrás. Principalmente, con una mayor presencia de la perspectiva ciudadana en muchos de los proyectos que hagan de Huesca una ciudad más inclusiva y accesible para el ser humano y no para el vehículo. En definitiva, una ciudad que consideran necesita “consenso” y mucho más trabajo de toda la ciudadanía para salir hacia adelante y ser una referencia positiva.

En definitiva, desde Osca XXI creen que se debe hacer “mucho más” en los próximos meses. Es “la única manera de afrontar una evolución notable en la ciudad”, por y para los oscenses aquejados por la falta de “atención” desde las instituciones. Así, los barrios seguirán defendiendo lo mejor para ellos.  

Etiquetas