Huesca

NAVIDAD 2022

La Ronda Aguinaldo vuelve a llenar de villancicos aragoneses Huesca para "no olvidar de dónde venimos"

La Asociación Acordanza ha celebrado este jueves esta iniciativa, tras dos años de espera, por varias calles del centro de la ciudad

Un momento de la Ronda Aguinaldo por las calles de Huesca.
Un momento de la Ronda Aguinaldo por las calles de Huesca.
Pablo Segura

La Asociación Cultural Acordanza ha celebrado este jueves su tradicional Ronda Aguinaldo de villancicos aragoneses por el Casco Histórico de la capital oscense tras dos años de espera, que ha reunido a más de 50 personas. La iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Asociación de Vecinos Osce Biella y de Amigos de la Navidad, ha vuelto a llenar de espíritu navideño y sonidos populares cada rincón de la plaza López Allué y las calles Villahermosa, Coso Bajo, Ramiro el Monje y Goya.

Las voces de grandes y pequeños ataviados con indumentaria popular han arrancado sonrisas y han despertado la ilusión de todos aquellos que han podido disfrutar de 12 piezas entrañables del repertorio de villancicos más aragonés. Han sonado temas como ‘En nuey chelada’ (Hecho), El Pajarico (Ayerbe), ‘Suenan las panderetas’ (Lanaja) o ‘La Virgen va caminando’ o ‘Tan tan’ (Tarazona).

Pequeños y mayores han disfrutado de esta tradición en el centro de la ciudad.

Pablo Gracia, presidente de Acordanza, ha mostrado su alegría por el regreso de la ronda tras un paréntesis impuesto por la pandemia. “Estamos todos con muchas más ganas y, sobre todo, porque es un tipo de ronda que recuerda una tradición tan altoaragonesa como la de pasar por casa de los más conocidos, de los vecinos, de los abuelos para recoger lo que es el aguinaldo, que en muchos pueblos era el cabodaño, ya que en cada sitio tenía un nombre”, ha comentado.

A lo largo del recorrido los participantes han sido obsequiados por diferentes establecimientos. Pero, ante todo, Pablo Gracia, ha resaltado que la Ronda Aguinaldo “supone, ante todo, el no olvidar de dónde venimos”. “Al fin y al cabo, la Navidad se ha vuelto muy consumista. Pensamos en regalos pero en épocas peores que ahora con un poco de almendras y azúcar había un dulce hecho, un empanadico con calabaza o un farinoso, y no podemos perder lo nuestro”, ha señalado.

Los niños han sido los protagonistas y han acudido con vestimenta tradicional del invierno para entonar villancicos altoaragoneses al ritmo de sonajeros, panderetas y hasta una botella de anís.

Lo bonito de este trayecto, ha destacado Pablo Gracia, es que "se apunta mucho público que nos acompaña". “Pasar por estas calles, con este ambiente, con esta indumentaria, con la música, hace que la gente quiera participar”, ha apuntado el presidente de Acordanza, entidad que reúne a distintas escuelas de jota y grupos folklóricos tanto de Huesca capital como del entorno.

Por su parte, Lourdes Serrano ha acudido a la ronda vestida de forma tradicional acompañada de su nieta Alba, de 5 años, que ha lucido la misma indumentaria con mucha emoción. “Volver a rondar y a cantar por las calles me causa mucha alegría. Además, esto es nuestra raíz y Pablo ha recopilado muchos villancicos de pueblos de los Monegros, de la montaña... Es un orgullo volver a cantarlos”, ha dicho. 

Etiquetas