Huesca

MERCADO DE ARTESANÍA

“Somos pequeños artesanos y lo que más nos ha ayudado es la visibilidad”

La Feria Navideña de Artesanía de Huesca ha llegado a su fin con un balance positivo para sus comerciantes

La Feria de Artesanía ha ofrecido desde diferentes alimentos hasta joyería, textil y otros productos.
La Feria de Artesanía ha ofrecido desde diferentes alimentos hasta joyería, textil y otros productos.
D.A.

La feria navideña de artesanía ha llegado a su fin con un balance más que positivo para los comerciantes. Presentes desde el día 21 de diciembre hasta el 6 de enero, día de los Reyes Magos, muchos de ellos han considerado que la visibilidad lograda durante estas semanas “ha sido lo mejor”, todo ello gracias en parte a que los oscenses han vuelto a animarse a salir a las calles en estas épocas tan navideñas.

Lógicamente, sin olvidar las ventas, un pilar fundamental para su continuidad y crecimiento de quienes viven de ello durante gran parte del año. “Ha ido bastante bien, aunque realmente no sabía cómo iba a ir después del cambio de ubicación y de estos años tan raros”, explica Lucía Martínez, dueña de LudeHu. Sin embargo, “hemos vuelto a ver que ha ido como en años anteriores”, insiste.

Para Claudio e Inma, de La Fábrica de Naval, ha sido “una experiencia agradable” a la hora de dar a conocer sus turrones elaborados con azúcar de caña. “Somos pequeños artesanos y lo que más nos beneficia es la visibilidad que obtenemos. En ese sentido, la gente se ha acercado, ha probado nuestros siete turrones y ha comprado si así lo ha deseado”, asegura Claudio. En otras palabras, ha sido “muy divertido”.

También ha habido momentos irregulares en lo que se refiere a ventas, siendo una vez más los días 24 y 31 de diciembre y el 5 de enero los que más acercamiento han notado. En ese sentido, Lucía incide en que “los días previos a Papa Noel y los Reyes Magos siempre hay más gente”. Además, con otro factor importante como el tiempo, que este año “ha sido tan bueno que ha permitido que la gente venga”.

No solo han sido algunos días los que han notado mayor afluencia, también horas punta de una manera más regular. Principalmente, han sido entre las 13 y 13:30 horas y a partir de las 19 horas, “momentos en los que muchos padres salen del trabajo y se han aproximado por la feria”, explica Claudio también.

La plaza López Allué como escenario ha significado mucho para el constante movimiento, y es que “aunque nos pilla un poco a desmano”, gente como Lucía, Claudio, Inma y otros establecimientos mantienen que ha cumplido su función. “Ya tiene por sí misma una notoria afluencia, pero la pista de hielo también ha posibilitado que la gente se sume” reflejan.

Así, concluye una de las ferias artesanas más importantes del año para varios artesanos, quienes seguirán su camino por otros lugares después de este comienzo de 2023.

Etiquetas