Huesca

RECURSOS HÍDRICOS

Vadiello duplica su reserva gracias a la lluvia de diciembre

La ciudad de Huesca se suministra del embalse de Valdabra fundamentalmente mientras se recupera un poco más

Vadiello en noviembre, cuando estuvo bajo mínimos.
Vadiello en noviembre, cuando estuvo bajo mínimos.
Verónica Lacasa.

Las lluvias han permitido a Vadiello recuperar un poco de pulso y en algo más de un mes ha duplicado su volumen, sin embargo sigue estando a tan solo un 20 % de capacidad, datos similares a los que había a finales de agosto, con medidas de consumo ya impuestas por el Ayuntamiento ante la escasez de agua y la dura sequía. El hecho de que la ciudad de Huesca continúe suministrándose principalmente de Valdabra, del canal del Cinca, gracias a la traída de emergencia realizada en la gran sequía de 2005, permite una mayor recuperación.

Según los datos expuestos por la Agencia Estatal de Meteorología en su último balance, hasta el inicio del mes de diciembre “persistía la sequía meteorológica que comenzó en enero de 2022 en el conjunto de España”. Sin embargo, la primera quincena de diciembre es calificada como de “muy lluviosa”. En los primeros quince días llovió un 10 % más que el promedio normal de un diciembre completo. Esto contribuyó a revertir un poco la situación “pero no a paliarla del todo”, advierten.

Y es que estas últimas lluvias -hubo momentos de hasta 27,5 litros por metro cuadrado en una hora- hicieron remontar las cifras del embalse del Guatizalema que ronda los 3,1 hectómetros en estos días, pero que sigue en mínimos. Los datos son similares a finales de agosto, cuando el consistorio ya había tomado medidas y alertado a la población de la delicada situación ya que Vadiello es el principal abastecimiento de la ciudad de Huesca, así como de otros 16 municipios. En total, se calcula que son 70.000 personas, además de otros usos agrarios e industriales, si bien una gran parte de esa población, 55.000 corresponde a Huesca capital.

De momento, la ciudad sigue utilizando la traída de agua de Valdabra. Fuentes municipales confirmaron que el abastecimiento de la ciudad se realiza, fundamentalmente, desde el canal del Cinca. Esta cautela permite al pantano recuperar algo más de fuerza. No en vano, desde Aemet aseguraron, en la presentación de los datos del 2022, de que para ello se necesitaría “un invierno muy lluvioso” y, de momento, se está haciendo de rogar. El 2022, advertían, “es el más cálido y uno de los más secos de la serie histórica en España”, convirtiéndose en el 5º más seco de la serie histórica que se remonta medio siglo. Solo ha habido cuatro años que han sido más secos que este.

Poca lluvia y también, más temperatura. El otoño ha estado con 2º más de la media. Además, las precipitaciones anuales han estado por debajo de lo normal.

A la espera de Montearagón

Y con el 2023 ya arrancado, la inversión en Montearagón sigue sin llegar a pesar de que hace ya más de cuatro meses que el Consejo de Ministros aprobó 22 millones para la traída desde el que se ha postulado desde hace dos décadas como el pantano que garantizaría el suministro y futuro crecimiento de la capital.

Etiquetas