Huesca

APARCAMIENTO

Se paraliza la reordenación de la zona azul para abrir un proceso de diálogo con vecinos y comerciantes de Huesca

Luis Felipe ha defendido el proceso de reorganización que "obedece a un contrato con la empresa" e insiste en "que no supone un aumento de plazas"

Plano de la zona azul.
Plano de la reordenación de la zona azul prevista para este lunes 16.
Ayuntamiento de Huesca

Apenas dos horas después de que el alcalde Luis Felipe defendiera ante los medios la reorganización de la zona azul que se iba a emprender el próximo lunes 16 y que queda en suspenso, en una nota de prensa el Ayuntamiento ha anunciado que paraliza el proceso para abrir un proceso de diálogo con vecinos y comerciantes de las zonas afectadas y la empresa adjudicataria, "vista la contestación social de esta decisión". 

En un acto con los medios a las 12 de la mañana, Luis Felipe ha argumentado a favor de la reorganización, explicando que obedece a un contrato que firmó el Ayuntamiento en 2013, en el que se habían producido "modificaciones" en los lugares "donde la empresa tenía establecidas zona azul", produciéndose "otras ocupaciones diferentes". 

La nueva ubicación, ha continuado el alcalde de Huesca en referencia a la que se iba a iniciar el próximo lunes 16 de enero, "no es arbitraria" sino "que tiene que cumplir unas funciones concretas, en este caso la rotación", dado que "hay espacio de la ciudad que tienen problemas de aparcamiento". La definición de las nuevas ubicaciones responde a la propuesta de la empresa y la valoración técnica del Ayuntamiento, recordaba Felipe. 

En la nota de prensa, el Ayuntamiento ha señalado "que la decisión de implantar la zona azul en diferentes tramos de las calles Casado del Alisal, Doña Sancha, León Abadías, avenida de Monegros, Pedro de Zuera, Tarbes y Santo Ángel de la Guarda respondía a las peticiones realizadas por vecinos y comerciantes. Sin embargo, vista la contestación social de esta decisión se ha optado por abrir un proceso de diálogo al respecto".

Luis Felipe ha reconocido que "todo lo que tiene que ver con la puesta en marcha de zonas azules genera conflicto, los vecinos de las zonas no lo ven", pero al final la ciudad -ha continuado- "tiene que tener una serie de espacios donde la rotación del aparcamiento, bien para acudir a centros sanitarios o administrativos, sea eficaz y efectivo". 

Desde el Ayuntamiento se ha insistido en que la reordenación de las plazas no conllevaba un aumento de las mismas, y que el número de plazas de zona azul que debe haber en la ciudad está estipulado en un contrato que se firmó en el año 2013 y que tiene 15 años de duración, "con una canon de 1,5 millones de euros que el Gobierno de Ana Alós decidió se cobrase en un solo pago. Cualquier incumplimiento de la ciudad en ese contrato conllevaría una serie de perjuicios para el Ayuntamiento". 

El montante total de plazas incluidas en el citado contrato, según ha afirmado el alcalde, "no ha llegado todavía al límite", quedando "todavía plazas por cumplir". 

Etiquetas