Opinión

Balbina Nadal, ejemplo de vida en Costeán

Por
  • ÁNGEL HUGUET
OPINIÓNACTUALIZADA 09/02/2019 A LAS 01:00

Balbina Nadal falleció en Costeán con 95 años de edad, días después de su tarea cotidiana de confección manual de gorritos para niños prematuros beneficiarios del proyecto Salud África de la ONG Malawi. La abuela Balbina ha sido "voluntaria" a larga distancia por el compromiso personal de su hija Balbina con una familia que colabora desde Zaragoza.

Los últimos días de su vida hizo gorritos manuales "a punta trabeta" como decía en su costeano habitual. Ahora trabajaba para el segundo envío con la misma ilusión, ganas e intensidad que caracterizaron a esta costeana de buena voluntad que hasta hace poco dedicaba tiempo a la huerta y las colmenas de casa como buena especialista, además de ser "consumada guisandera".

A su muerte, deja el legado oral con más de 3.000 palabras, expresiones, términos, costumbres, lugares y nombres originales de casas de pueblo, recopiladas por su hija Balbina con la que siempre hablaron en costeano, a veces con expresiones y palabras nuevas. En este aspecto, entre otros, ha sido una fuente inagotable de expresiones propias de quien ha vivido en el ambiente de pueblo pequeño y en una casa donde el trabajó, en diferentes tareas.

Modelo para los cuatro hijos, Balbina, Antonia, Pedro y Ramón, educados en el ambiente familiar característico de Pedro Campo y Balbina Nadal. Conocedores excelentes de costumbres -caza tradicional entre ellas- hábitos y modos de vida donde primó la libertad entre los aspectos más respetados.

Algunos ejemplos del léxico oral transmitido son "aparazcuenta" (tened cuidado), "avechucho" (bruto), "babada" (barrillo), "bayo" (infeccioso), "calz" (coz), "marranchanchina" (diente de león), "onesto" (color oscuro), "peñarola" (abejero), "t"os ne beniz" (os venís), "t"os niz" (os vais), "zuscobusco" (anochecer) "zoc" (tronco de madera), "cortar pan con tiempo" (tener previsión), "m"an enrrestiu por ande quereba corre" (era lo que yo quería) y "no se si llebare lo truco" (enfermo que piensa que va a morir".

Es posible que se acordara de este último en los pocos días que ha estado en la cama de su casa donde murió "tranquila" el miércoles por la mañana. Además de palabras, expresiones, lugares y costumbres, ha transmitido también un notable recetario gastronómico para los fogones y la mesa. Descanse en paz quien así vivió mientras su hija Balbina y Pepe enseñaban oficios en la Escuela-Taller "El Vivero" durante 37 años (1980-2017).

Etiquetas