Opinión

Los problemas del medio rural

Por
  • ANTONIO LASHERAS
OPINIÓNACTUALIZADA 06/03/2019 A LAS 01:00

Los problemas del medio rural son muchos y muy variados y, como las estructuras de las familias actuales son muy diferentes, el que no abandona por edad, abandona por rentabilidad, otros por enfermedad y muchos por las dificultades de asentar familias en el medio rural.

El cambio generacional, es el primer hachazo que reciben los pueblos. El 80 – 85 % de los hijos deciden coger caminos diferentes de las estructuras familiares, con el consentimiento de los padres y lo que es peor con la economía que se va y que nunca volverá.

El segundo golpe mortal, son las dificultades que las nuevas generaciones padecen para fijar la familia en el medio donde viven y trabajan.

El tercer acontecimiento adverso es que la agricultura es vocacional, para vivir en un pueblo y además de la agricultura, lo primero que tendrían que aprender los jóvenes es a ser felices con la posible continuidad de las explotaciones familiares, llevándolas a unas rentabilidades dignas.

El cuarto y definitivo encontronazo llega con la visión generalizada de la sociedad actual. Al hombre de campo se le asemeja con hombre rudo, torpe, basto, inculto, introvertido y poco sociable.

Todos los humanos nos podemos encuadrar en dos campos, tanto hombres como mujeres. "Cultos e inteligentes". Las personas cultas son las que conocen infinidad de materias disponibles en el mundo. Las personas inteligentes son aquellas que se adaptan bien en todas las adversidades de la vida, como pueden ser, la economía, la adaptación al medio y al esfuerzo. A las personas hay que educarlas en una sana ambición, no para el éxito, los éxitos llegan en el tiempo adecuado.

Aunque no dudo de algunos políticos que día tras día nos bombardean con la salvación de los pueblos decirles: que los pueblos solo se pueden salvar con juventud y con economía propia, no subvencionada.

La pura realidad, es que hasta los inmigrantes rechazan vivir en un pueblo, personas que llegan del tercer mundo, sin coche, sin dinero y sin recursos profesionales, no se adaptan a vivir en los pueblos.

Por todo lo dicho, parece claro que la muerte de los pueblos ha llegado por el abandono de los propios lugareños.

Etiquetas