Opinión

Desgobierno

Por
  • BRUNO TEJÓN FDEZ-GAYÓN
OPINIÓNACTUALIZADA 23/03/2019 A LAS 01:00

Son tiempos convulsos en la política española, de un tiempo a esta parte parece que lo que los españoles hemos conseguido desde el año 1978 al ser aprobada la Constitución y convertirnos en un país democrático de pleno derecho ya no sirve, que todo lo hemos hecho mal, que esos políticos, intelectuales, juristas de muy diversas ideologías que elaboraron nuestra Carta Magna estaban equivocados y nos han llevado al fracaso más absoluto.

Bien está comprobado que el populismo es un mal enemigo de la democracia, que no de la demagogia, y desde cierto partido político de nueva creación no han parado de repetir otra vez el discurso del fracaso del llamado "Régimen del 78", cuando ellos apoyan desde sus filas a regímenes totalitarios como el de Venezuela e Irán, menudos ejemplos de democracia. Claro está que todo esto lo dicen instalados en los sofás de sus casas de España, amparados por una constitución y unos derechos que ni mucho menos son los que tienen en esos dos países antes mencionados, amén de estar "dopados" económicamente por sendos regímenes.

Pues bien, ese populismo es en el que se ha instalado el gobierno de nuestro país, liderado por Pedro Sánchez, un personaje que desde que llegó a la vida política no ha hecho más que enfrentar a su partido dando espectáculos más propios de un "reality" que de un partido político serio como lo era el Psoe hasta la llegada de su admirado Rodríguez Zapatero.

Este señor no ha tenido trabajo reconocido más allá de su carrera política, "ha elaborado" una tesis doctoral plagiada hasta la saciedad, ha colocado a su mujer en una institución pública, ha usado, y lo sigue haciendo, el avión presidencial a su antojo, a "gobernado" apoyado por separatistas y etarras, ha cambiado el colchón de la Moncloa y nos ha dado a conocer a personajes estrafalarios y faranduleros, a los que ha colocado en ministerios, secretarías generales y portavocías del congreso.

Mención especial se merece esta última, Adriana Lastra, asturiana como un servidor (¡qué representación por Dios!) y que ¡oh, casualidad!, tiene el mismo currículo laboral que él, es decir ninguno a parte de su "trabajo" en el partido y que día sí y día también nos suelta perlas dialécticas más propias de alguien con muy poco nivel educativo y cultural, ¡quizá sea eso! Leía en prensa una entrevista a Antonio Banderas en la que decía "tener la impresión de que en 1985 Franco llevaba muerto más tiempo que ahora", qué gran verdad, pero es en lo que nos ha embarcado este gobierno, en la vuelta al guerracivilismo y la España de las trincheras.

En definitiva, cuando alguien dentro de muchos años se pregunte quién fue este señor, espero que se le recuerde por ser Pedro "el breve" o quizá le guste más Pedro "el guapo", pero no por ser el que dividió y arruinó un país próspero y democrático en apenas nueve meses de "desgobierno".

Etiquetas