Opinión

Si tú blanco, yo negro

Por
  • PASCUAL ASCASO
OPINIÓNACTUALIZADA 25/03/2019 A LAS 01:00

Más que nunca, sobre todo en estos momentos, la estrategia seguida por los políticos que tenemos es la de: "si tú blanco, yo negro", "si tú arriba, yo abajo", "si tú haces, yo deshago". Esto sucede a todos los niveles, desde el nacional hasta el local. Si añadimos a todo esto que a los ciudadanos nos consideran poco menos que ignorantes, tendremos como resultado la salsa que cocinan para sacar al país de la situación en la que se encuentra. Ja, ja.

Ciegos están en estos momentos por llevarse el gato al agua poniendo la mirada en la Moncloa y en el Congreso, que es de verdad lo único que les importa. A estas alturas de la película, pensando están en qué promesas pueden lanzar que halaguen al ciudadano y poder conseguir el voto de los mismos para tratar de lograr el objetivo que persiguen, pensando únicamente en sus intereses y dejando de lado los de los que les votaron. Hoy pretenden conquistarlos para mañana olvidarlos. Al respecto acabo de leer, esto es más grave e intolerable todavía, que supuestamente Eduardo Zaplana se hizo al menos con casi 13 millones de euros de la supuesta trama corrupta en la que estaba metido. ¿Cuántos "agarrazaplanas" hemos tenido, tenemos y seguiremos teniendo -de todos los colores- que se presentaron y se presentarán como ejemplo del buen hacer y luego acaban siendo unos ladrones de tomo y lomo? Una cosa es lo que dicen y otra muy diferente lo que hacen.

Todos nos van a hablar estos días de una España prometida y un país de jauja, mientras lo que piensan para sí, no todos pero sí muchos, es que todo es una patraña para tratar de ganar la partida y conseguir lo que en verdad buscan. ¿O no fue esta la estrategia seguida por Zaplana y de todos los demás "agarrazaplanas que hemos conocido?

Los ciudadanos votarán o no, pero se quedarán con tres palmos de narices viendo como, una vez más, se cumple aquello de "donde dije digo, digo diego" porque todas las promesas se las llevó el viento.

Es lamentable tener que hablar en estos términos, pero sin generalizar, porque sería injusto, no nos dejan otra alternativa ya que son demasiados los políticos que nos ponen en el disparadero de tener que hacerlo, porque son unos excelentes maestros en yo te engaño y me aprovecho.

¿Aún no se han dado cuenta que han perdido la credibilidad merced a sus embustes y patrañas y que por lo tanto es intolerable que nos sigan considerando como a idiotas?

Etiquetas