Opinión

Y sigue el tema de la eutanasia

Por
  • JOSÉ MORALES MARTÍN
OPINIÓNACTUALIZADA 14/05/2019 A LAS 02:00

De modo semejante a lo sucedido con la pena de muerte, la oposición a la eutanasia se apoya cada vez más en casos descritos en la literatura científica que muestran errores -al menos dudas razonables-, cuando se aplica a personas con discapacidad mental o enfermedades psíquicas. La medicina debería intentar curar la depresión, antes de atender los ruegos de personas inestables o que han perdido el sentido objetivo de las cosas.

Una petición para la revisión de la eutanasia por sufrimiento psíquico (Rebel es el acrónimo en inglés) fue firmada por 253 médicos belgas: quieren que se refuercen los criterios para el diagnóstico del sufrimiento psíquico y se establezca la exigencia de que una comisión juzgue cada caso de antemano; sería el mal menor a su deseo de eliminar el sufrimiento psíquico insoportable y sin esperanza como criterio para la eutanasia. Estas preocupaciones aparecieron en un editorial del New England Journal of Medicine, avalado por el psiquiatra Joris Vandenberghe, del Centro Psiquiátrico Universitario de Lovaina. También otro científico, Paul Appelbaum, director del Center for Research on the Social Implications of Psychiatric, Neurological and Behavioral Genetics de la Universidad de Columbia en Nueva York, escribió en esa revista que "el deseo de morir puede ser un síntoma de la enfermedad en sí, agravado por el aislamiento social y la desmoralización".

Salvo cambios inesperados al terminar el gran debate nacional lanzado por Macron, el fin de la vida no entrará en el proyecto de ley bioética que el gobierno de Francia debe presentar a las cámaras parlamentarias. Seguirá vigente la ponderada ley Claeys-Leonetti, de 2016.

Y en Alemania, el Tribunal Supremo federal acaba de rechazar el recurso de un hombre que exigía daños y perjuicios al médico que había mantenido con alimentación artificial durante cinco años a su padre, con demencia senil. La Corte entiende que la supervivencia conseguida con esa alimentación "contrasta con el estado que se habría producido en caso de suspender la dieta: la muerte". Para el derecho alemán, la vida nunca es un "daño".

Etiquetas