Opinión

Femoga, la ambición rural sin renuncias

Por
  • DIARIO DEL ALTOARAGÓN
OPINIÓNACTUALIZADA 21/09/2019 A LAS 02:00

Femoga representa un caso de éxito incuestionable en sus dos facetas. En primer lugar, en su aspecto meramente ferial, el de foro en el que se encuentran profesionales, visitantes, curiosos, personas que simplemente quieren pasear, saludarse y consumir ocio o gastronomía. Segundo, en su condición de escenario de la apuesta del medio rural por reivindicarse a través del trabajo, sin quejas estériles ni complejos, con mucha imaginación y la ambición de la sostenibilidad en sentido estricto, que no tiene otro cauce que el del dinamismo y la proactividad.

La Feria de Monegros avanza a pasos agigantados porque responde a la máxima de que, cuando alguien cree en su misión y sus objetivos, está galopando hacia la consecución permanente de metas en las que participan y de las que disfrutan todos los habitantes de su entorno, de Sariñena y de la comarca. Lo primero es la consciencia, a través del análisis, del potencial que abarca la práctica totalidad de los tradicionales sectores económicos, desde el agroganadero hasta el turístico, pasando por la transformación de las materias primas y la comercialización, y sin olvidar las especificidades que lo convierten en un territorio extraordinariamente atractivo. Transversalmente, coadyuvan las oportunidades que ofrece la digitalización, con empresas propias que contribuyen a la aproximación desde lo local a la globalidad de la sociedad de la información.

En ese abrazo sin renuncias, Femoga halla cada año su razón de ser que es tanto como la afirmación de su identidad y de su diferenciación. Así lo acreditan los 360 expositores, los profesionales conocedores de su liderazgo en el sector ganadero y los miles de ciudadanos convencidos de que, efectivamente, van a disfrutar un certamen con interés.

Etiquetas