Opinión

El valor del Instituto de Estudios Altoaragoneses

Por
  • PLATAFORMA PARA LA DEFENSA DEL PATRIMONIO DE HUESCA
OPINIÓNACTUALIZADA 26/12/2019 A LAS 01:00

El Instituto de Estudios Altoaragoneses es un espacio de encuentro para estudiosos, personas inquietas o profesionales interesados en materias relacionadas con la cultura y la ciencia del Altoaragón. Un lugar donde se puede dialogar, conocer y contrastar con rigor aspectos de distintos campos del conocimiento a fin de poner en común información y criterios.

La independencia del IEA es fundamental a la hora de apostar por temas relacionados con la provincia, disciplinas de distinta naturaleza que, de otro modo, no serían abordadas desde la investigación y además carecerían de difusión.

La pluralidad y la acogida a todo tipo de sensibilidades e ideas es consustancial con una institución, en la que a lo largo de su existencia se ha dado cabida a propuestas variadas –patrimonio, historia, literatura, arte, arqueología…–, sin sectarismos y valorando la calidad y exigencia del trabajo propuesto. Los asesores de las diferentes áreas han actuado con libertad y dentro de los criterios propios de un organismo de carácter científico que programa actividades, ocasionalmente en colaboración con otros organismos relacionados, destinadas a lograr la visibilidad de la cultura a través de la divulgación, factor sustantivo de regeneración social.

Cabe anotar en este sentido, el enorme trabajo aportado a las redes a través del Sistema de Información del Patrimonio Cultural, SIPCA, monumental catálogo de bienes arquitectónicos civiles y religiosos de la provincia. Igualmente, el fondo documental y bibliográfico atesorado conforma un capital insoslayable para curiosos y eruditos. Así también, la biblioteca del IEA es soporte y referente para estudiosos, muchos de los cuales han tenido la oportunidad de realizar sus trabajos y dar los primeros pasos en el campo de la investigación gracias a las ayudas y becas convocadas anualmente para avanzar en el conocimiento de la realidad cultural de la provincia.

El IEA ha acercado a la ciudadanía a conferenciantes de gran calidad y prestigio, excelentes comunicadores, rigurosos investigadores y grandes expertos, pero también las líneas editoriales conforman un corpus de publicaciones que, a través de las distintas colecciones, revistas monográficas y especializadas, han conseguido hacer llegar a la comunidad científica información que de otro modo hubiera quedado inédita. El Fichero Bibliográfico Aragonés es una elocuente prueba de ello, así como proyectos convertidos en referencias didácticas tales como el Espacio Sender y el Centro de Estudios Senderianos, el Proyecto Lastanosa, el Centro de Estudios Costistas o el Sacra Saxa, materias de estudio que recuperan, actualizan y mantienen viva la importancia de temas y personajes íntimamente ligados a la cultura altoaragonesa.

Congresos, exposiciones, los ciclos de Noches Mágicas, la protección de la tradición oral y musical, el interés en la defensa y difusión de la lengua aragonesa merced al impuso de monografías y estudios, abonan la importancia y protagonismo del IEA en el espacio de las entidades aragonesas de su misma vocación divulgadora, no solo en el ámbito de los centros asociados y colaboradores comarcales, también en relación con acreditadas asociaciones como Amigos del Serrablo o Sancho Ramírez, la zaragozana Institución Fernando el Católico o el Instituto de Estudios Turolenses.

El IEA, organismo autónomo de la Diputación Provincial, conmemora su 70 aniversario y es de justicia que los altoaragoneses nos felicitemos y celebremos una trayectoria de cultura, conocimiento y divulgación de enorme valor identitario y científico. Es preciso, igualmente, señalar el valor vocacional y la profesionalidad de todas las personas que se ocupan de poner a disposición de la ciudadanía los servicios que integran la tan veterana como competente institución que, con una indudable proyección de futuro, no deja de actualizarse en todos los campos.

Por todo ello, se hace imprescindible la continuidad del IEA como entidad modélica en cuanto a independencia de criterio, avalado por la pluralidad tanto de colaboradores como de usuarios. El IEA es ejemplar en el ejercicio de la libertad de pensamiento puesto al servicio de la defensa de la cultura aragonesa. Un patrimonio irrenunciable.

PLATAFORMA PARA LA DEFENSA DEL PATRIMONIO DE HUESCA

Etiquetas