Opinión

Peculiaridades españolas

Por
  • MANUEL MOSTAZA BARRIOS
OPINIÓNACTUALIZADA 03/04/2020 A LAS 02:00

En tiempos convulsos la opinión pública cambia con rapidez, por eso es importante conocer de manera científica lo que opinan los ciudadanos ahora que (parece que) estamos atravesando lo peor de la epidemia. La encuesta realizada por DYM y publicada ayer en el grupo HENNEO muestra un desgaste claro de los dos partidos que están gestionando, en coalición, la mayor crisis de la historia reciente de España, que se dejan entre ambos casi tres puntos porcentuales de apoyo, caída que se convierte, al otro lado del espectro político, en una subida de más de dos puntos del PP y en una más leve de Ciudadanos. Pero la encuesta muestra algunos elementos más importantes que la intención de voto. La valoración de Pedro Sánchez es muy baja no sólo entre los electores del centro derecha, sino también entre los que se ubican en el centro, que valoran mejor tanto a Pablo Casado como a Inés Arrimadas. De la misma manera, estos electores valoran muy mal la actuación del gobierno durante esta crisis, una actuación que en general es mal valorada por el conjunto de la ciudadanía. Este es un elemento importante porque en tiempos de crisis suele subir la valoración de los gobiernos: llega la ansiedad y la gente busca un refugio emocional; está subiendo la valoración de líderes como Trump o Conte en Italia, pero eso no pasa en España.

Pero quizá el elemento más relevante de la encuesta es que la responsabilidad que se achaca al gobierno con relación a los eventos del fin de semana del 7 y 8 de marzo es mayoritaria y transversal en nuestro país: casi tres de cada cuatro ciudadanos creen que al gobierno hay que exigirle responsabilidades por haberlos autorizado. El porcentaje de votantes del PSOE y de Unidad Podemos que creen que hay que exigir esta responsabilidad es también superior al de los que no lo creen y a ello hay que sumarse que, de nuevo, los votantes ubicados en el centro están posicionados con claridad a favor de esta exigencia de responsabilidades. Estos datos auguran una gestión difícil de la postcrisis por parte de la coalición de gobierno.

Otro elemento muy relevante es la valoración de los medios durante la crisis. La ciudadanía tiene ahora mismo una muy buena valoración de la actuación de los dos medios informativos por excelencia, la radio y la prensa, una buena valoración de la televisión y una mala valoración, en global del papel que están jugando las redes sociales que operan a través de Internet. Es en época de crisis cuando los ciudadanos parecen comprender, al fin, que los mediadores juegan un papel muy importante. Son los periodistas, y no los gobiernos o las plataformas los garantes del derecho a recibir una información libre y veraz que consagra nuestra Constitución.

MANUEL MOSTAZA BARRIOS

Politólogo y Director de Asuntos Públicos de ATREVIA

Etiquetas