Opinión

A Manuel Sarasa

Por
  • FERNANDO CARRERA MARTÍN
OPINIÓNACTUALIZADA 28/05/2020 A LAS 02:00

Como Presidente de Colegio de Veterinarios de Huesca y amigo personal quiero expresa públicamente mi dolor ante el fallecimiento del investigador y compañero Manuel Sarasa, nacido en Ayerbe (Huesca) y que ha muerto a la edad de 63 años. Recibió en su día el Premio Francisco de la Reina del Colegio de Veterinarios. Ha destacado su labor investigadora, sobre todo en la búsqueda de una vacuna contra la enfermedad del Alzheimer.

Fue un gran profesor, que me dio clases de prácticas en Anatomía en primer curso y en cuarto de Anatomía Aplicada, se granjeaba el aprecio de los estudiantes, tanto por su capacidad didáctica, como su cercanía. Posteriormente, ya como profesor en el Departamento de Anatomía y Embriología, centró sus estudios en el desarrollo del sistema nervioso centra, los cuales terminaron confluyendo en la investigación de la Enfermedad de Alzheimer, desarrollando líneas tanto en el ámbito diagnóstico como inmunoterápico, que actualmente están dando sus frutos.

Como siempre que nos juntábamos en su pueblo o en algún acontecimiento, le preguntaba por cómo iba con la vacuna, que en qué fase estaba y siempre animándole porque sabría que una persona tan dedicada al trabajo de investigación, tan constante, trabajador, inteligente, educado, humano, generoso sin límites, compresivo, culminaría con éxito su trabajo de conseguir esa vacuna, siempre además inspirado y motivado en el fallecimiento de su madre por tal causa.

Cuando le hice entrega en 2013 del premio de Francisco de la Reina, por su gran trayectoria profesional y buen ejemplo a seguir de la profesión veterinaria, reconoció su gran alegría al recibirlo por tratarse de un premio concedido por colegas veterinarios, y ser uno de los más importantes de su vida. Por cierto, pasamos una gran velada y disfrutamos muchísimo, indicándome que volvería a más fiestas del colegio de veterinarios.

Manuel Sarasa terminó en 1980 sus estudios de Veterinaria, obteniendo el doctorado con Premio Extraordinario en 1985. Era catedrático en Anatomía y Anatomía Patológica Comparadas.

Destaca su labor como científico e investigador, fundando la compañía biotecnológica Araclon Biotech y el Laboratorio de Neurobiología de la Universidad de Zaragoza.

Respecto a la enfermedad del Alzheimer, a Manuel Sarasa se deben varias patentes biotecnológicas para su diagnóstico y tratamiento, siendo su mayor logro el diseño de una vacuna (actualmente en fase II de su ensayo clínico). A lo largo de su vida, Manuel Sarasa recibió numerosos reconocimientos, como el ya citado Premio Francisco de la Reina del Colegio de Veterinarios de Huesca. Era además académico numerario por la Real Academia de Medicina de Zaragoza.

No es fácil encontrar personas que reúnan las cualidades humanas e intelectuales que yo he conocido en Manolo, "Mamel" como lo llamaban en su querido pueblo de Ayerbe, una gran pérdida sin duda.

Descansa en paz, tu legado queda y continúa.

Un fuerte abrazo a su familia y equipo de investigación.

Etiquetas