Opinión

Los daños de la covid-19

Por
  • ARACELI CAVERO
OPINIÓNACTUALIZADA 29/05/2020 A LAS 02:00

No sé si los miembros del Gobierno son conscientes del daño que han hecho y están haciendo a la gran mayoría de los españoles con la gestión de esta crisis.

Empecemos por la imprevisión en dotar de los Equipos de Protección Individual (EPI) a los sanitarios. Ellos han sido los más cercanos al contagio, por eso merecían estar bien dotados y protegidos para hacer frente a la enfermedad. Por esa imprevisión han fallecido muchas, demasiadas personas del mundo de la salud.

La falta de mascarillas y su compra de partidas defectuosas han impedido que muchos trabajadores de primera línea estuvieran suficientemente protegidos.

El dolor de las personas muertas en soledad y el de sus familiares sin poder decirles una última palabra de cariño, será un sentimiento que durará toda la vida.

Con esto no quiero decir que el Gobierno tenga la culpa de que nos visitara de la covid-19, pero la tiene de la imprevisión y del modo de tratar la crisis. Por lo que parece la información se tenía desde hacía bastante tiempo y no se previno.

Volvamos los ojos a los pequeños comerciantes que por dos largos meses han tenido sus negocios cerrados, sin ingresos, pero con los gastos normales de alquiler, luz etcétera, teniendo que hacerles frente. Lo mismo los pequeños empresarios, que como su trabajo no era fundamental han tenido que cerrar la puerta.

La cuestión de los transportes no es pequeña cosa. Solo circula un autobús urbano y además va vacío la mayor parte del día ¿Quién se va a subir si no podemos salir de casa Lo mismo pasa con los taxistas, que también son autónomos y no creo que hayan trabajado mucho.

Todos consideramos muy importante la cultura. Pues también eso se nos ha negado. Hoy escuchaba en la radio a un grupo de estudiantes de interpretación y a su profesora que tenían previsto el estreno de una obra de teatro y la han tenido que suspender, a pesar de que al principio siguieron ensayando pensando que todo terminaría pronto. O eso nos parecía a todos en base a lo que se entendía de los discursos, pero de quince en quince días hemos llegado hasta aquí. Lo mismo con la programación en Huesca del Palacio de Congresos, los cines, los diferentes festivales de verano ....

Por no decir las largas y aburridas ruedas de prensa en las que solo eran echarse flores, de lo bien que estaba saliendo todo. Y las confusiones que se creaban con tanta información, muchas veces contradictoria. Solo ha faltado la última decisión de pactar con Bildu, algo que se dijo que "jamás" se haría.

Y dentro de todo, el control de los derechos y libertades que implica el Estado de Alerta (o de excepción).

Se están ofreciendo ayudas a diestro y siniestro. Y me pregunto ¿De donde saldrá tanto dinero para ayudar a tanta gente Dicen que se recibirá dinero de Europa, pero no creo que sea un regalo por lo guapos que somos y lo bien que nos portamos. Indudablemente habrá que devolverlo ¿Y quien lo pagará Seguro que no será con el impuesto a "las grandes fortunas" como se pretende, sino que saldrá de nuestros menguados bolsillos que todavía no se han repuesto de la crisis del 2008.

Tengamos en cuenta que en esta legislatura tenemos más ministros, más directores generales, más secretarios de Estado, más asesores… y hay que pagarles a todos. En nada veremos como se suben los impuestos (IRPF, IVA, etc.), se bloquean las pensiones, los sueldos de los funcionarios, pero me temo que los de los políticos seguirán intactos.

Preparémonos para la crisis que se avecina, porque la del 2008 nos va a parecer un regalo.

¡Que Dios nos coja confesados!

Etiquetas