Opinión

La sinrazón contra las "lenguas muertas"

Por
  • GERARDO CASTILLO CEBALLOS (FACULTAD DE EDUCACIÓN Y PSICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA)
OPINIÓNACTUALIZADA 05/08/2020 A LAS 02:00

P RÓXIMAMENTE se aprobará una reforma educativa en España: la nueva LOMLOE. Todo apunta a que en el currículo de bachillerato no aparecerán, por primera vez, las enseñanzas históricas del latín y del griego, lo que debilitará sensiblemente el itinerario de las Humanidades. Supondrá la desaparición del origen de la lengua española, el latín; y del germen del 80 por ciento del vocabulario científico y técnico, el griego.

Como consecuencia, a los futuros alumnos les costará mucho más comprender la literatura, el arte, la filosofía, las ciencias y los sistemas políticos.

A diferencia de España, en Italia, Portugal, Grecia y Francia se seguirá cursando el latín durante varios años. Suecia tiene actualmente un sistema educativo que constituye una referencia para otros países. Uno de sus "secretos" es la gran importancia que se concede a las lenguas -incluidas latín y griego- por su gran valor formativo. Cada una de ellas cuenta con un mínimo de cuatro horas semanales de clase.

España, camina en dirección opuesta. Aquí se acusa al latín y al griego de ser "lenguas muertas" y asignaturas anacrónicas e inútiles.

Si el latín y el griego son lenguas muertas, ¿por qué seguimos utilizando palabras latinas y griegas Algunos ejemplos de palabras latinas: Currículum vitae. Alter ego. A priori. Ipso facto. In situ. Grosso modo. Rara avis. Ex profeso. Ídem. Accésit. Motu proprio. Sine die. Statu quo. Sui géneris. Sine qua non. In extremis. In albis. Vox populi. Cum laude. In fraganti. Stricto sensu. Modus vivendi. Ultimátum.

Algunos ejemplos de palabras griegas: Caligrafía. Carisma. Cinética. Citología. Dactilar. Hemorragia. Homólogo. Mitología. Nefrología. Odontología. Pediatría.

Otro problema: se confunde antiguo con anacrónico. ¿Es anacrónica La Eneida de Virgilio Las lenguas clásicas ni pasan de moda ni envejecen. Son inmortales. Son las lenguas más vivas porque siguen evolucionando.

La incomprensión de las mal llamadas "letras muertas", es consecuencia de la crisis artificial (provocada) de las humanidades en una sociedad excesivamente pragmática.

Esta crisis tiene, en mi opinión, tres causas. La primera es la mitificación de la tecno-ciencia. La segunda es que el progreso científico y tecnológico no se ha correspondido con el progreso en el orden ético y cultural. La tercera es la filtración del utilitarismo en los proyectos de vida profesional.

A algunos padres de familia no les gusta que sus hijos cursen carreras humanísticas -a pesar de que se sientan inclinados vocacionalmente a ello- por considerar que tienen menos futuro que las de ciencias. Anteponer una carrera de ciencias no vocacional a otra vocacional de humanidades solo por intereses económicos, es un error. Quien ama una determinada carrera, tiene mucho a su favor para triunfar y ser feliz; quien no la ama, lo tiene en contra.

Resulta muy aleccionador el caso de Juan de Contreras y López de Ayala. Sus padres le sugirieron que no estudiara la carrera de Filosofía y Letras por considerar que no tenía futuro. Pero sí lo tuvo: fue catedrático de Historia de España y de Historia del Arte en las universidades de Valencia y Madrid. Y está considerado como un historiador eminente.

El aprendizaje de las lenguas clásicas posee mucho poder de transferencia (posibilidad de aplicar lo aprendido a otras situaciones o contextos nuevos). Las estructuras lingüísticas del latín y el griego facilitan el aprendizaje de otros idiomas. Su vocabulario ayuda a entender muchos términos de diferentes disciplinas. Esto lo saben muy bien los estudiantes de Medicina. Por ejemplo: Psicópata: de psykhe (alma, actividad mental) y pathos (emoción, sentimiento). Es quien tiene un padecimiento mental.

Es alentador que muchas empresas actuales seleccionen a su personal teniendo en cuenta tanto competencias tecnológicas como humanas de este tipo: disposición para seguir aprendiendo, iniciativa, afán de superación, trabajo en equipo, toma de decisiones. Por otra parte, innovaciones tecnológicas como la Inteligencia artificial o la robótica están evidenciando la necesidad de expertos, tanto en lenguas clásicas como en otras lenguas (principalmente el inglés), para aumentar y mejorar la interacción de los humanos con las máquinas.

A falta de asignaturas en el currículo, el profesor de Lengua española puede aconsejar a sus alumnos, como actividad extraescolar voluntaria, lecturas bilingües de autores latinos y griegos que enlacen con los intereses de cada edad. Por ejemplo, el poema épico La Odisea, que narra la mítica guerra entre griegos y troyanos puede interesar a los adolescentes.

Importa mucho recuperar el ideal retórico perdido propio de la formación humanística: "La educación de personas que sean capaces de hablar bellamente y con conocimiento y respeto de la verdad y el bien. Eso es un humanista". (Rafael Alvira).

Etiquetas