Opinión

Unas cuentas fuera de contexto

Por
  • CARMEN TOMÁS
OPINIÓNACTUALIZADA 09/11/2020 A LAS 01:00
Unas cuentas fuera de contexto
Unas cuentas fuera de contexto

Los Presupuestos Generales del Estado inician su periplo por el Congreso de los Diputados la próxima semana con el debate de las enmiendas a la totalidad. Un primer paso que se resolverá favorablemente para el Ejecutivo, gracias a los votos de sus socios de investidura muchos de los cuales pasan de las cuentas, de sus implicaciones, del destino de los fondos y si cuadran o dejan de cuadrar.

Para los socios de Sánchez, lo importante son otras cosas. Desde que el español deje de ser lengua oficial, se limite por ley el precio de los alquileres, cuántos etarras se van a acercar a cárceles vascas a cuánto dinero irá a la región de la que son diputados.

Sin embargo, esta semana el Gobierno se ha encontrado con el análisis que sobre el presupuesto han realizado tanto el Banco de España como la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal).

Los responsables de ambos organismos han puesto las cuentas a caer de un burro tanto por el lado de los gastos como de los ingresos. Incluso De Guindos, del BCE, ha declarado inaudito que responsables del Gobierno hayan criticado a organismos independientes por su opinión acerca de los planes presupuestarios. La cuestión es que tanto el Banco de España como la AIReF opinan que los números del Gobierno son irreales y chocan con la situación que vivimos y que viviremos en los próximos meses. Las cuentas, vienen a decir, se han basado en la situación sanitaria y económica que España vivió hace meses, como si no hubieran tenido en cuenta la dureza de la segunda ola y la tragedia económica que está provocando. Incluso, la AIReF considera que el Gobierno, a tenor de los números, tendría en mente un nuevo confinamiento domiciliario. Además, los responsables de ambos organismos creen que los gastos previstos no responden a lo que se nos viene encima y los ingresos están inflados.

El gobernador del Banco de España fue más lejos aún y criticó la subida del salario de todos los empleados públicos y pensionistas. Un gasto multimillonario que no nos podemos permitir en este momento y que sin embargo sería muy importante para salvar vidas, empresas y empleos.

Etiquetas