Opinión

Cáncer de pulmón 1: ¿Estamos ante una esperanza fundada?

Por
  • LUIS BORDERIAS CLAU y José Manuel Ramón y Cajal
OPINIÓNACTUALIZADA 29/11/2020 A LAS 01:00

El día 17 de noviembre fue el día Mundial del Cáncer de Pulmón y sirvan estas consideraciones para visibilizar este problema y dar unos datos científicos de una "esperanza fundada" de disminución de la mortalidad e incidencia del mismo. Conocemos el agente causal en la mayoría de los canceres de pulmón: El tabaco. En la provincia de Huesca hasta el 85% de los cánceres broncopulmonares se asocian al hábito tabáquico. Consumir 20 cigarrillos/día durante un mínimo de 20 años o la dosis equivalente (ej.: 10 cigarrillos/día durante 40 años), eleva de forma considerable el riesgo. Es cierto que en un 15% de los pacientes no existen antecedentes de consumo directo de tabaco, aunque la exposición pasiva al humo, a determinados ambientes de tóxicos y gases como el radón y una genética predisponente justificaría su desarrollo.

Una de las misiones de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), es disminuir la incidencia y la mortalidad de las personas con cáncer. El cáncer de pulmón es uno de los canceres con una mortalidad más elevada y en el que pudiendo aplicar, sistemas de prevención primaria, secundaria e investigación para lograr nuevos tratamientos, podríamos disminuir su incidencia y lograr un aumento de la supervivencia.

Otra de las misiones de la AECC es luchar por lograr la equidad de todas las personas con cáncer en el acceso al diagnóstico y tratamientos. Es decir, que tengan las mismas oportunidades de diagnóstico y tratamiento adecuados, independientemente de sexo, circunstancias personales, domicilio y condición económica. Esta circunstancia puede estar agravada en nuestra provincia al no tener hospitales terciarios y poder retrasarse el tratamiento por carecer de algún método diagnóstico de estadiaje como es el ecofibroendoscopio para diferentes tumores entre ellos el carcinoma broncopulmonar pero también tumores gastrointestinales entre otros. Los pacientes deben acudir al centro de referencia en Zaragoza originándose un cuello de botella para todos los pacientes aragoneses con lo que el inicio de tratamiento puede demorarse (Huesca es una de las 6 provincias de España que carecen de esta técnica). Se han realizado ya las gestiones para que en un futuro esperemos que cercano, esta técnica pueda incorporarse a las disponibles en el Hospital General Universitario de Huesca con el fin de facilitar el acceso a los pacientes oscenses.

El cáncer de pulmón ocupa el cuarto lugar por incidencia con 28.439 casos, pero es el primero en mortalidad, un 81% fallece a los 5 años, por delante del cáncer de colon, páncreas y mama. La proyección en el año 2020 en Aragón es de 864 casos de los cuales 154 lo serán en la provincia de Huesca, sin que en el momento actual existan diferencias de mortalidad con respecto al resto del estado español.

Cuando hablamos de Prevención Primaria, hablamos de formas de vida saludable que disminuirían la incidencia y mortalidad. Hablando del tabaco si logramos la abstinencia del tabaquismo entre los españoles, disminuiríamos un 30% global de todos los tumores, con un impacto no sólo sobre la salud de las personas sino también económico que conllevaría un ahorro anual de 5.700 millones de euros.

El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo y lo que es más grave, es una causa en muchos de los casos prevenible. En España, el 24% de la población sigue siendo fumadora y el 22% de la población de más de 15 años afirma fumar a diario. En Aragón tendríamos 267.164 fumadores, de los cuales 44.108 serían fumadores habituales en la provincia de Huesca.

En enero de 2006, entró en vigor la Ley 28/2005 y junto a la modificación de la misma a través de la ley 4/2010 del 30 de diciembre dictan normas de medidas sanitarias frente al tabaquismo. El objetivo de estas leyes eran disminuir la exposición al humo de cigarrillos en la población no fumadora y reducir la prevalencia del consumo de tabaco en España. Se pretendía aumentar los niveles de protección de la salud de todos los ciudadanos, además se puso foco en dos colectivos concretos: colectivo de menores, grupo especialmente sensible de población que está expuesto al humo del tabaco en los lugares públicos cerrados, y el de trabajadores del sector de la hostelería, al estar expuestos al humo de tabaco en su lugar de trabajo. Las leyes actuales contra el tabaco son insuficientes. Es necesario ampliar los espacios libres de humo, definiendo nuevos espacios a los que se extenderá la prohibición de fumar y, en segundo lugar, las nuevas formas de fumar como son los vapeadores y los dispositivos de tabaco sin combustión.

La perspectiva general de las entidades sanitarias es que se produce un elevado nivel de incumplimiento de la ley. En un reciente estudio de la AECC mostraron que en general en los espacios interiores la inmensa mayoría de ciudadanos respetan y apoyan la Ley. Sin embargo, los resultados en las zonas exteriores son diferentes. El mayor incumplimiento se da en las terrazas cerradas en las que se fuma a pesar de que la norma establece que no puede hacerse si están cubiertas por arriba y por más de dos paredes. También está prohibido fumar en los accesos y en los recintos al aire libre de hospitales y centros de enseñanza, pero se comprobó que la norma no se cumple en las universidades ni en los centros de adultos visitados. En lo referente a regular nuevos espacios, sigue predominando el coche como espacio en el que se debería prohibir el consumo de tabaco, especialmente en presencia de niños, así como en las paradas de autobús.

Fumar en presencia de menores supone un riesgo elevado para la salud, de los niños y niñas. Este hallazgo es principalmente preocupante en lo referente a la elevada exposición en el hogar, donde tres cuartas partes de los menores están expuestos.

Doctor Luis Borderías Clau, Neumólogo Hospital Universitario San Jorge Doctor José Manuel Ramón y Cajal, Asociación Contra el Cáncer de Huesca

Etiquetas