Opinión

La LOMLOE

Por
  • PLATAFORMA DE FAMILIAS EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA DEL ALTO GÁLLEGO
OPINIÓNACTUALIZADA 01/12/2020 A LAS 01:00

La aprobación en el Congreso de la LOMLOE ha desencadenado toda una campaña de mentiras y bulos que solo pretenden desinformar y desacreditar una ley educativa que seguramente no es la mejor, que seguramente se queda corta, pero que aporta algunas mejoras evidentes. Desde la Plataforma de Familias en Defensa de la Educación Pública del Alto Gállego nos hacemos eco de esta situación y con respecto a las falsedades que se están difundiendo, queremos puntualizar lo siguiente: - La religión no desaparece, como siempre es de oferta obligatoria por los centros y de elección voluntaria. Sí cambia que no tendrá una alternativa, horario que se podrá utilizar para otras materias. Tampoco contará para la nota media.

- No es un ataque contra la libertad de enseñanza, la enseñanza privada concertada seguirá existiendo como hasta ahora con alguna modificación ya que desaparece el concepto de "demanda social". Son las administraciones educativas quienes gestionan y deciden sobre el reparto de las plazas en los centros y no las familias. Todo ello en función de las necesidades educativas, garantizando el derecho a la enseñanza pública, tan maltratada por la LOMCE. Y no habrá conciertos para los centros que segreguen o no se podrá cobrar cuotas en los centros privados sostenidos con fondos públicos. PRIVADOS sí, que así habría que denominarlos: centros privados concertados, es decir, sostenidos con fondos públicos.

- No desaparecen los centros de educación especial. Hay un plan de diez años para que sean los centros ordinarios quienes atiendan al alumnado con discapacidad. Esperemos que haya los recursos necesarios para ello.

- No se explica correctamente el concepto de "lengua vehicular". Este es un término añadido por la anterior y nefasta Ley de Educación (LOMCE) que afortunadamente tiene sus días contados. "Vehicular" se refiere al idioma que se usa para enseñar al alumnado. No se trata de la lengua o lenguas que se enseñan, sino de la que se utiliza para explicar en las clases, algo que en Cataluña o en el País Vasco no supone ni ha supuesto ningún problema. Y la enseñanza del castellano o del español, como se prefiera, está garantizada. Que alguien diga que la segunda lengua más utilizada en el mundo esté en peligro es una falsedad y lo que se pretende es utilizarla como arma política. Algo que por otra parte no es nuevo.

Con respecto a las mejoras que esta ley aporta, ya se ha citado la necesidad de acabar con la segregación por sexos pero también se eliminará la segregación en función del nivel socioeconómico de las familias, garantizando un equilibrio en los centros, tanto públicos como privados concertados.

Más brevemente citaremos algunos otros aspectos claves de la nueva ley: tampoco se podrá ceder suelo público para la enseñanza concertada y se primará la creación de plazas públicas. Desaparecen los itinerarios y el rendimiento académico del alumnado determinará la titulación desaparecen también las revalidas, aunque prácticamente no se estaban poniendo en práctica desaparecen las clasificaciones de los centros educativos en función de sus resultados ya se ha citado la llamada "demanda social" o los cambios en la asignatura de religión.

Y para terminar una cuestión de suma importancia desde nuestro punto de vista: establecer un currículum por competencias. A ver si definitivamente dejamos atrás un aprendizaje basado en contenidos y en programas imposibles que priman el aprendizaje memorístico. Un cambio sustancial que merecerá un aumento importante de recursos para la educación pública que nos pongan a la altura de los países de nuestro entorno y dediquemos ese famoso 5% del PIB a la Educación. No solo aspiramos a ello, también lo exigimos al Gobierno.

Etiquetas