Opinión

Abierta... en canal

Por
  • JAVIER GARCÍA ANTÓN
OPINIÓNACTUALIZADA 07/12/2020 A LAS 01:00
Invasión zombi
Invasión zombi
P.S.

Ironiza José Luis Borlán Tierz, hostelero sariñenense novelesco -vía María Clau- y modelo de persona inquieta, sobre la pretensión gubernamental de que la hostelería está "abierta", cimentando la aseveración en las terrazas y "esoquenoséloquees" del "take away", habiéndonos legado lingüistas, literatos, plebeyos, nobles y reyes este pedazo de idioma que tiene palabras para casi todo. Supongo que se refieren a "comida para llevar".

Sólo le faltaba agregar al que ejerce en La Scala unos puntos suspensivos y otra connotación: "Abierta... en canal". Como las víctimas de los colmillos de los jabalíes, como los cerdos tras "darles matarile", como algunos personajes de Falcó de Pérez Reverte en su misión imposible frente a enemigos -unos y otros- sin escrúpulos.

Pretender algún atisbo de normalización con el mercurio en torno a los cero grados -ya saben el chiste radiofónico, "ni frío ni calor"- en terrazas escasas (¿no sería recomendable liberar la carga de la tasa de veladores y expandirlos siempre con orden?), en muchos casos situadas en zonas umbrías, donde los sabañones se hacen colegas de las tazas y los vasos, obedece a voluntarismo o blanqueo de decisiones.

La hostelería está abierta en canal, ayunas las entrañas afloradas por el tajo en el vientre de la antipatía institucional, gracias a Dios con la solidaridad que ayuda a cerrar las heridas de unos clientes heroicos que se funden en un martirologio moderno con los propietarios de restaurantes, cafés y bares. Apoyo leve pero enormemente meritorio.

Cuando al fin nos podamos abrazar, quedará pendiente un homenaje mutuo, simbólico y real entre hosteleros y clientes, unidos para siempre como el himno musical. Cuenten conmigo.

Etiquetas