Opinión

Regalar solidaridad

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 08/12/2020 A LAS 01:00

Ciudadanía del Gobierno de Aragón ha lanzado la campaña "Regala solidaridad" para aprovechar el impulso del consumo en los aledaños de la Navidad para conseguir la mejor "rentabilidad ética" a nuestros desembolsos. Es una llamada a la responsabilidad, que ha de ser la compañera inseparable del ejercicio de nuestros derechos y libertades. Y, además, constituye una oportunidad excelente porque, para ser solidarios, esto es, para consolidar escenarios que necesitan respaldo por su fragilidad, tenemos un sinfín de opciones cuya elección dependerá de nuestra mirada y de nuestras convicciones, todas ellas legítimas y saludables. Hoy, tenemos la fortuna de conocer la precariedad a lo largo y ancho de este planeta, por lo que cualquier obsequio que reporte una cantidad a países en desarrollo engrandece nuestro propio ser, que en dignidad está muy por encima del tener aunque una visión materialista nos haga dudar de esta certeza.

Sin embargo, se puede tener una vista excepcional a larga distancia y pecar de una "presbicia social" respecto a nuestro entorno. Muy cerca de cada uno de nosotros, hay precariedad, penurias e injusticias. Pero, además, cuando estamos ayudando a las empresas con buenas prácticas del comercio o de la hostelería estamos siendo igualmente solidarios.

Cuando el panorama es tan poliédrico, la complejidad representa un enriquecimiento de nuestras posibilidades de atesorar un patrimonio moral que es individual y colectivo. Cuando muchas buenas personas se suman a las buenas causas, cada comunidad de ciudadanos crece exponencialmente en igualdad y en prosperidad. Y, al final, si existe un equilibrio a través de la voluntad múltiple de ser mejores, el compromiso solidario nos beneficia a todos.

Diario del AltoAragón

Etiquetas