Opinión

El que con lo de otro se viste en la calle lo desnudan

Por
  • ANTONIO LASHERAS
OPINIÓNACTUALIZADA 21/12/2020 A LAS 01:00

Ha bastado el veto de dos países de la UE, para que los fondos prometidos en su día para la recuperación económica y sanitaria, queden en espera hasta conseguir el acuerdo que dé luz verde al paquete económico esperado.

Recuerdo una empresa que tenia paralizadas las ventas, y los gastos generales y gastos de fabricación los cubría con la póliza de crédito en curso. Cuando la póliza quedo sin fondos la empresa quebró.

Muchos de los pagos realizados por España en estos nueve meses, dependen del fondo para la recuperación económica y sanitaria que no sabemos cuándo llegará.

Cada día descubrimos nuevos colectivos cabreados por no recibir los fondos prometidos, y lo poco que se recibe gracias a una creciente deuda.

La hostelería sin clientes lo pasa mal. Los ERTES sin fondos no tienen sentido. Las empresas sin beneficios contemplan un horizonte negro. Y los autónomos se esfuerzan esperando tiempos mejores.

Con frecuencia decimos. "La esperanza es lo último que se pierde". Pero en estos momentos no podemos soñar, mas gasto y menos ingresos es una mala fórmula para la recuperación.

Lo prestado siempre llega tarde, lo regalado pesa más el envoltorio que lo que lleva el interior, y lo esperado no se parece en nada a lo recibido.

Por eso el que se remedia con lo suyo se remedia dos veces. Y el que con lo de otro se viste en la calle lo desnudan.

Etiquetas