Opinión

Editorial

Monegros, un ecosistema admirable

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 25/05/2021 A LAS 00:05
Sierra de Alcubierre
Sierra de Alcubierre en los Monegros
D.A.

EN SENTIDO estricto, Los Monegros constituyen un territorio admirable, digno de encomio, de disfrute, de contemplación, de gozar de la experiencia de unos pasajes y unos paisajes distintos, únicos, dotados de una singularidad indudable en el conjunto de España y de Europa. El propio expresidente del Gobierno de Aragón y también exdirector del Instituto de Conservación de la Naturaleza (Icona), Santiago Marraco, manifestó la evolución que en el pensamiento sobre esta vasta comarca se ha producido, y es que regadíos y preservación del hábitat no sólo son compatibles, sino que son indispensables. Una idea de la que hay que convencer a los regantes, pero también al conjunto de la sociedad por las oportunidades que abriría la declaración del Parque Nacional de las estepas de Monegros por el alto valor ambiental, exclusivo y específico de esta zona.

Con el profesor Luis Ferruz y la organización SEO/Birdlife, el estudio que ayer se puso sobre la mesa para dar valor a esta tierra señala que las estepas ocupan 350.000 hectáreas de las que se proponen 28.000 para el Parque Nacional y 44.000 para los regadíos. Nada menos que se congregan nueve hábitats de interés comunitario, tres de carácter prioritario en Europa y especies de fauna y flora catalogados con una alta estimación. El documento universitario calcula una inversión de 2,2 millones de euros para la puesta en marcha de esta nueva figura y otros 3,3 factibles de financiación, por lo que se trata de un proyecto viable y perfectamente abarcable. Monegros representa un ecosistema con un enorme potencial como destino turístico por su diferenciación y por la capacidad de fabular leyendas de personajes inhóspitos y de templos mágicos sobre los que hilar un relato vivencial único. Hay que empujar.

Etiquetas