Opinión

Opinión

Pintan Bastos

Por
  • Luis del Val
OPINIÓNACTUALIZADA 30/10/2021 A LAS 00:05
La ministra de Economía Nadia Calviño
La ministra de Economía Nadia Calviño
Efe

MIS CONOCIMIENTOS sobre Economía son tan elementales como los que poseo sobre el motor de explosión de cuatro tiempos. Sin embargo, distingo que una inflación del 2% es bastante mejor que la del 5% que se está implantando en Europa. Y, asimismo, tengo constancia de que si la inflación sube a un 5% me han rebajado el sueldo exactamente un 5%. La inflación no es cosa que sólo les sucede a los demás, sino que nos convierte a todos en más pobres o menos prósperos, según circunstancias.

Los economistas alemanes le echan la culpa de la inflación a la actuación excesivamente misericordiosa -a su parecer- del Banco Central Europeo, que no sólo ha dejado dinero a precio de ganga, sino que está dispuesto a repartir miles de millones en diversos países, entre ellos España. Hasta ahora, los alemanes estaban callados, pero están dispuestos a presentar una denuncia para impedir que ese dinero, o parte de ese dinero, pueda llegar en su totalidad. Es decir, que los 140.000 millones de euros, que Pedro I nombra tan a menudo en sus discursos, puede que se recorten. O los 70.000 millones que dicen que nos van a regalar, como si nos hubiera tocado la lotería, o los otros 70.000 millones que es un préstamo que tendrá que devolver el gobierno siguiente, porque Pedro I no tiene ánimos para recortar gastos y menos dejar de mentir sobre unos Presupuestos que son irrealizables.

Y, además de la denuncia propuesta por los alemanes, habría que sumar la mirada sospechosa de los países del norte de Europa, que les gusta venir a España a tomar el sol, pero que no les gusta que lo tomemos nosotros a cuenta de préstamos y dádivas. Y, en estas circunstancias, ya sólo faltaba la tabarra de la derogación de la Reforma Laboral, que, por cierto, se hizo a instancias y petición de la Unión Europea. Creo que los sindicatos ya pueden empezar a manifestarse contra la UE, pero me parece que Yolanda Díaz lo tiene difícil, a no ser que hagamos como Polonia y hasta en Polonia pintan bastos. 

Etiquetas