Opinión

EDITORIAL

Educación y medio rural

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 10/12/2022 A LAS 00:05
Imagen a vista de dron de la celebración del 25º aniversario del IES de Castejón de Sos
Imagen a vista de dron de la celebración del 25º aniversario del IES de Castejón de Sos
S. E.

ATRÁS QUEDARON los tiempos en los que el cierre de la escuela obligaba a la marcha de las familias con niños y, de alguna forma, se interpretaba como el fin de un pueblo. El transporte escolar gratuito en Aragón y los avances en las comunicaciones han cambiado la ecuación, pero la realidad es que la existencia de un centro escolar sigue siendo fundamental para que los escolares puedan continuar en sus valles y, sin quererlo, se fomente el arraigo al territorio.

Frente a sus antepasados, que tuvieron que salir a estudiar internos en etapas tempranas, los alumnos del IES Castejón de Sos asisten al instituto cerca de su casa y ahora, además, celebrarán el XXV aniversario de un centro que ha ido creciendo poco a poco para dar respuesta a las reivindicaciones del valle.

El centro se abrió en 1996 como una sección del IES Baltasar Gracián de Graus y con solo 22 alumnos. Hoy, después de constantes peticiones, es un centro con 200 estudiantes, donde se puede cursar toda la Enseñanza Secundaria y el Bachillerato. Aunque salvando las distancias con la etapa del éxodo rural, la educación es uno de esos pilares clave para el mantenimiento del medio rural.

No solo se facilita el día a día a los estudiantes y a sus familias, para las que ya no supone un desembolso extra en etapas iniciales, sino que contribuye a fijar población. Por un lado, las familias ya no se plantean otras opciones por las dificultades en el ámbito educativo y, por otro, los estudiantes viven más tiempo en su territorio, por lo que es más fácil que planifiquen su vida allí en un futuro. El primer paso para frenar la despoblación siempre será evitar que quien vive allí tenga que marcharse.

Etiquetas