Opinión

Opinión

Para que las cosas cambien

Por
  • Fermín Bocos
OPINIÓNACTUALIZADA 20/12/2022 A LAS 00:05
El acto se ha trasladado, por segundo año consecutivo, al exterior de Congreso de los Disputados.
El acto de aniversario de la Constitución.
EFE

Cuando todo esto pase, porque el paso de Pedro Sánchez por el poder también pasará a ser olvido, muchos españoles se preguntarán cómo pudo llegar tan lejos el proceso de degradación del sistema democrático. Y la respuesta será muy simple: porque la mayoría de los ciudadanos no se implican, “pasan” de la política, están a sus cosas.Bastante tienen con intentar resolver los problemas cotidianos como para, encima, vivir pendientes de la marcha del país.

Pese a todo, de seguir la deriva política a la que nos están empujando, llegará el momento en el que caeremos en la cuenta de que la política no solo es cosa de políticos porque nos afecta a todos. Costó mucho asentar la democracia tras el largo período de dictadura  -fue el sueño y el milagro de la Transición- como para dejar que la ambición de poder de un solo ciudadano pueda cambiar el rumbo que define nuestro sistema como una democracia parlamentaria. La esencia del sistema democrático -en España y en el resto de los países de la Unión Europea- se basa en la separación de poderes.

Por eso, cuando uno de los poderes del Estado, en este caso el Ejecutivo, intenta colonizar el poder Judicial se encienden las alarmas. Y la situación se vuelve tan tensa como para que se alcen voces alertando al respecto de la deriva autoritaria por la que está  transitando el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez. Un Sánchez que ha hecho suyo el discurso radical de Pablo Iglesias, el ex vicepresidente que ahora desde fuera del Gobierno sigue abogando por la liquidación de lo que despectivamente llama el “régimen del 78”.

Como será la cosa para que el ex ministro (socialista) César Antonio Molina, advierta que la reforma del Código Penal que impulsa Pedro Sánchez es “un asalto a la democracia”. Otro ex ministro también socialista y catedrático de Derecho, Tomás de la Quadra Salcedo, abunda en la idea de que es un error el procedimiento elegido por Sánchez para reformar leyes. Reformas de manera urgente y sin buscar otro apoyo que el de sus socios de investidura (Podemos, ERC y Bildu) enemigos declarados del actual marco constitucional. Nadie sabe cómo va a acabar todo esto, pero como apunta el citado César Antonio Molina, que nadie se queje de lo que venga sí a la hora de acudir a las urnas deja pasar la ocasión para hacer que las cosas cambien. 

Etiquetas