Sociedad

GENTE DE AQUÍ

Juan Antonio Esparaver: "Yo era muy meticuloso y hacer un cuadro me costaba casi un mes"

Conocido como Juan Antonio de Albaneta o, como él se hace llamar, "El trovador de Tolva", Esparaver, junto al apego a sus raíces, sigue teniendo como motor vital la pasión artística

Juan Antonio Esparaver: "Yo era muy meticuloso y hacer un cuadro me costaba casi un mes"
Juan Antonio Esparaver: "Yo era muy meticuloso y hacer un cuadro me costaba casi un mes"
S.E.

Juan Antonio Esparaver es un "enamorado" de Tolva, pero también del arte y de la belleza en todas sus manifestaciones. Tras una prolífica carrera pictórica, en el marco de la cual impulsó la Exposición de Pintores de Tolva hace ya 23 años, hace algo más de un lustro se ha adentrado en el mundo musical como cantautor, primero, y más tarde como rondador jotero. Para compartir esta nueva afición, retomó la ronda baturra de Tolva y un festival musical, que va cogiendo auge año tras año.

Conocido como Juan Antonio de Albaneta o, como él se hace llamar "El trovador de Tolva", Esparaver nació en Lérida, aunque su relación con Tolva ha sido siempre muy estrecha. "Yo nací en Lérida, pero mi padre es de Tolva. La familia Esparaver compró el primer campo en Tolva en torno al 1570. Ese campo, aún lo pisamos e incluso conservamos la primera escritura. Quiero mucho a Tolva. Mi mujer está enterrada aquí y yo también descansaré junto a ella", comenta emocionado.

No es de extrañar pues que, si bien ahora que está jubilado reparte su vida aritméticamente entre la capital ilerdense y la localidad ribagorzana, toda su vida haya transcurrido a caballo entre una y otra.

Y junto al apego a sus raíces, la pasión artística, que sigue siendo su motor vital. "Empiezo con la pintura por el trabajo que tenía de delineante. Hay pintores que en su vida profesional son delineantes porque son como artistas fracasados. He hecho dibujo humorístico y publicitario en revistas, estudié en la escuela de Bellas Artes de Lérida, pero el cambio lo dio el maestro Miró". Ese aprendizaje supuso un hito en su carrera. "A partir de allí, empecé con la acuarela y la pintura figurativa y realista, muy marcado por acuarela del siglo XIX inglés". Ese salto a la acuarela resultó todo un éxito en su proyección como pintor. "En una exposición en Lérida, de 32 obras vendí 28. Los precios no eran desorbitados, pero a la gente le gustaba. Y aún así, la pintura no da para vivir porque yo era muy meticuloso y hacer un cuadro me costaba casi un mes", explica aludiendo a algunas de sus obras favoritas como El Farré.

Juan Antonio Esparaver no pudo resistirse a compartir su amor por la pintura con sus vecinos de Tolva y fundó Pintores de Tolva, que todos los años ininterrumpidamente organizan en agosto una exposición, sobre todo pictórica, pero también de manualidades. "Llevamos 23 años y este año será el 24. Es un bagaje de trabajo que si lo tuviéramos que cargar en camiones no valdría con un convoy. Tere Frontons, otra pintora de Tolva, se ha volcado también con esto, y ahora es el alma de la exposición. Yo estaba trabajando y aprovechaba el mes de vacaciones para hacer la exposición", recuerda en relación a esta cita fija, en la que siempre han contado con apoyo institucional.

"Ha colaborado siempre el Ayuntamiento, la comarca. Y los vecinos, porque mucha gente se ha animado a traer cuadros, manualidades. Hemos hecho cosas muy curiosas", dice rememorando la última muestra tinteros con plumas antiguos o la exposición de botellas de cerveza del mundo que él llevo a la muestra y con la que se hizo de forma totalmente casual.

Y su última aventura, de momento, es la musical. "La música siempre me había gustado. Empecé cantando cumbias, bachatas, salsa, primero en la intimidad, pero después, con público". Sus comienzos fueron con la comunidad sudamericana de Lérida, en la celebración del día de la madre, en el mes de mayo. "Durante tres años, iba a actuar para ellos. Caballo viejo les gustaba y me la hacían repetir, así que pensé que no lo haría tan mal. A mí, sin embargo, me atraía el folclore y me lancé con las jotas de ronda, aunque empezar con un estilo completamente distinto era difícil".

Compuso sus primeras canciones sin saber música. "Lo tenía en la cabeza y lo sacaba. Con más de 60 años, me convertí en cantautor. Mi primera canción estuvo dedicada a Tolva. Se llama Tolva, Tolva" y mezcló el corrido mejicano y el pasodoble. "Cuando la estrené fue un desastre, pero no desistí. Al año siguiente, en el festival que hice en la plaza gustó mucho. Me hicieron firmar incluso el CD y volví a cantar Tolva, Tolva y me la hicieron repetir", recuerda emocionado.

Su otra cita musical fija es la ronda de Tolva. "Tengo un estilo especial, pero es jota. Son rondaderas que canto en cada casa en la que hay una mujer asomada a la ventana o al balcón". Como cantautor, Esparaver ha compuesto unas 25 canciones. La última que hizo fue para Luzás, pero tiene también para Benabarre, por ejemplo. "Este año habrá otra vez ronda, exposición y festival", avanza, además de dejar caer un concierto en un pueblo de la zona, sobre el que prefiere no dar más detalles.

Paralelamente, Juan Antonio Esparaver trabaja desde el año 2011 en un libro ilustrado con acuarelas sobre las calles y plazas antiguas de Lérida que le está suponiendo un importante trabajo tanto de documentación como de ejecución y que espera que vea la luz en un par de meses.

Etiquetas