Sociedad

AYUDA HUMANITARIA

De Sobrarbe a Kenia, un viaje solidario de apoyo a la misión de Kaikor

Dos voluntarias y dos monjas explicaron ayer este proyecto en la Biblioteca de Aínsa

De Sobrarbe a Kenia, un viaje solidario de apoyo a la misión de Kaikor
De Sobrarbe a Kenia, un viaje solidario de apoyo a la misión de Kaikor
J.A.C.

HUESCA.- Eva Souto y Patricia Calvo explicaron este viernes, en la Biblioteca de Aínsa, el viaje que en noviembre pasado realizaron a la misión que las Marianitas Sisters tienen en Kaikor (región turkana de Kenia), gracias al desarrollo del proyecto Sobrarbe&Kenia. Con ellas estuvieron las monjas Matilde, responsable de la misión, y Consuelo.

Eva Souto, natural y vecina de Aínsa, recordó que en el año 2018, junto a Patricia Calvo, de Monzón y vecina de Belsierre, organizaron una recogida de fondos a través de tres conciertos a cargo de la Coral de Sobrarbe, un cuentacuentos de Nati García Granados con temática africana y una merienda solidaria con el Restaurante Callizo, de Aínsa, y todo el dinero recaudado en estas actividades (2.707 euros) se destinó a la misión de Kaikor, dirigida por las Marianitas Sisters, junto a las aportaciones de otros colaboradores que entregaron camisetas deportivas, leche materna, ropa de niño y de adulto, material escolar...

Tras un largo viaje, llegaron a la misión con todo lo recogido, y allí estuvieron "todo el mes de noviembre" colaborando en los diferentes servicios que se prestan, tiempo en el que comprobaron que "allí se funciona como un pequeño gobierno; se atiende el centro de niños malnutridos, la clínica móvil, siete guarderías, escuela, la comida de los pobres, comida para los niños... Cualquier necesidad que se presenta, se intenta cubrir desde allí", explicó a este diario Eva Souto, que pertenece a la oenegé Manos Unidas. Precisamente esta organización, a través de un proyecto de emergencia, consiguió el coche todoterreno sobre el que se montó la mencionada clínica móvil.

Souto añadió que su objetivo es "seguir apoyando este proyecto porque nos ha tocado el corazón, la gente a la que hemos conocido tiene realmente necesidades, hemos vivido en primera persona lo que puede ser la venta de un niño o una niña; allí, las mujeres, tantos collares llevan, tantas cabras valen... Hemos vivido situaciones a nivel emocional complicadas y queremos continuar con el proyecto apoyando desde aquí con nuestras humildes posibilidades".

Con su viaje a Kenia han confirmado que con muy poco se puede hacer mucho por los demás.

Etiquetas