Sociedad

¿QUIÉN SOY?

Sergio Guarné, la fuerza de la trompeta

Es Director Técnico de la Orquesta Reino de Aragón

Sergio Guarné, la fuerza de la trompeta
Sergio Guarné, la fuerza de la trompeta
S.E.

HUESCA.- Aunque en la foto infantil viste de jotero y se le ven maneras de cantador, al montisonense Sergio Guarné se le conoce por su fulgurante carrera musical, la cual ha desembocado en los últimos años en la dirección técnica de la Orquesta Reino de Aragón (antes fundó la Orquesta Sinfónica de Monzón). En cualquier caso, sus incondicionales siempre le asocian a la trompeta, instrumento que domina con virtuosismo.

Nació en la calle Cantarero, muy cerca de la plaza de San Juan, y los recuerdos de chaval le llevan a la Fuente del Saso, el campo de fútbol de la Arboleda y la ribera del Sosa. "Jugábamos a Los Caballeros del Zodiaco, una serie que se hizo muy popular. También frecuentaba la plaza de Santo Domingo, donde tenía la sede la banda La Lira. Me apuntaron antes de cumplir los ocho años y los críos correteábamos por allí", rememora.

Así, la infancia de Sergio está ligada a la música. El director de La Lira, Luis Díaz, le adjudicó una trompeta y con ella se quedó para siempre. Al poco de cumplir los ocho años debutó con la formación de mayores y asombró a propios y extraños tocando en primera fila, junto a los consagrados. "Creo que tengo unas habilidades innatas para la trompeta -apunta-. Lo digo sin presunción. Por otro lado, dispuse de muy buenos maestros".

El músico añade que, en su caso, más que de vocación hay que hablar de la beneficiosa influencia del ámbito familiar. Y lo explica: "Hice lo que vi en casa. Mis dos hermanos mayores estudiaban música y me subí al carro. La trompeta, que es pura adrenalina, fue una cuestión de azar".

En 1988 se matriculó en el Conservatorio de Música de Monzón, que entonces era de grado elemental, y como tenía tan corta edad no le quedó otra que repetir cursos varias veces (no precisamente porque suspendiera) hasta acompasar el DNI con la docencia reglada (le dieron una "mención extraordinaria"). Finalmente, a los 17 años entró en el Conservatorio Superior de Zaragoza.

Con 24 años aprobó las oposiciones de profesor y se puso a trabajar en su ciudad natal, en el "Miguel Fleta" de grado profesional, y a los 26 asumió el cargo de director y puso en marcha la orquesta sinfónica, que funcionó un quinquenio mejor que bien. Unas cosas trajeron otras y ahora empuja la "Reino de Aragón", que tiene casa en el Palacio de Congresos de Huesca.

Etiquetas