Sociedad

CHARLAS

Alta participación en las jornadas científicas del Hospital San Jorge

Se van a presentar en dos días más de cuarenta comunicaciones y más de treinta pósteres, y Fernando Marín dio una conferencia sobre la "Muerte digna"

Alta participación en las jornadas científicas del Hospital San Jorge
Alta participación en las jornadas científicas del Hospital San Jorge
P.S.

HUESCA.- El Hospital San Jorge, de Huesca, puso en marcha este jueves sus XX Jornadas Científicas, organizadas por un comité que es presidido por Maite Villarroel. Hubo en esta primera jornada decenas de comunicaciones orales y pósteres sobre muy diferentes temas, y Fernando Marín, presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente, habló de la "Muerte digna".

En la inauguración del encuentro, Villarroel agradeció "el sorprendente aporte de comunicaciones" y la alta participación en las jornadas, que este año celebran una edición de transición y que en 2020 recuperarán la entrega de premios que ha habido hasta este año.

Por su parte, José Ignacio Castaño, gerente de los sectores sanitarios de Huesca y Barbastro, resaltó que las jornadas "están plenamente consolidadas" y que haya habido más de cien inscripciones, más de 40 comunicaciones, más de 30 pósteres... "Una alta participación de la que debemos estar muy satisfechos", añadió.

Además, tanto Castaño como Villarroel reconocieron la labor del doctor Miguel Ángel Marigil en las anteriores ediciones de estas jornadas.

En su conferencia, Fernando Marín habló de los derechos de las personas al final de la vida. El primero es el derecho a la información, en muchos casos no reconocido ya que "todavía existe una tradición paternalista en la relación entre el facultativo y las personas que a veces impide que los enfermos estén informados debidamente, personas que tienen una amenaza real para su vida y que van a fallecer en los próximos meses... Puede haber mucha gente que no quiera ni oír hablar del tema, pero no tanta. El derecho a no ser informado en principio debería ser excepcional y sin embargo está siendo la regla, y este es un problema que tenemos que solucionar". Y en él juega un importante papel la familia, "a la que hay que aclararle que este ánimo por proteger al ser querido, a la larga, le va a perjudicar, le va a condenar a una situación de soledad extrema porque nadie habla del tema".

El segundo es el derecho a elegir entre opciones químicas y rechazar un tratamiento y el tercero, "el derecho a hacer el testamento vital, dejar todo por escrito por si no te puedes expresar". El cuarto es "el derecho al alivio del sufrimiento y a morir dormido", y el quinto, "el derecho a la muerte voluntaria".

"Éste es el que nos quedaría pendiente -explicó Marín-. Tú te puedes morir de forma voluntaria si tu vida depende de un tratamiento, porque tienes derecho a rechazarlo, pero no si tu vida no depende de ningún tratamiento, lo que crea una situación absurda en la cual personas con demencia tienen que esperar a tener una neumonía y morirse", por ejemplo.

Al preguntarle si eutanasia es sinónimo de suicidio, Fernando Marín dijo: "No del todo, sí con matices. Suicidio es una conducta que tú te quitas la vida, siempre en soledad, la mayor parte de las veces de forma violenta y que está asociada con el trastorno mental. Y esto no es así, no todas las personas que se suicidan están enajenadas". La eutanasia, sin embargo, "supone compartir esa voluntad de morir con otras personas, que son profesionales de la salud, con los cuales haces una reflexión de descartar otras opciones que puedan mejorar tu vida, y si al final estás convencido de que esa es la opción menos mala, pues mueres con la ayuda de un profesional". "El suicidio asistido -añadió- es una forma de suicidio mucho más humana, mucho más regulada y totalmente aceptable".

Ante las próximas elecciones, Marín pidió a los partidos políticos "que sean atrevidos y reflejen en sus programas lo que la inmensa mayoría de la ciudadanía quiere... Que no se preocupe el PP por no seguir el catecismo de la iglesia católica, que es la sociedad la que debe marcar y que la religión se quede en el ámbito privado, con todo nuestro respeto, pero que no condicione los programas de los partidos. Y ojalá que Ciudadanos tuviera este debate dentro del partido, que es sorprendente que hablen de la gestación subrogada y no hablen de la eutanasia, que todavía no sepan muy bien si están a favor o en contra. Y que todos trabajen para hacer una ley con el máximo consenso posible".

Etiquetas