Sociedad

GASTRONOMÍA

Calurosa despedida en la popular "Casa del Cura" en Pueyo de Santa Cruz

María Teresa Foradada y Miguel Ángel Tolosana pasan el testigo de este establecimiento

Calurosa despedida en la popular "Casa del Cura" en Pueyo de Santa Cruz
Calurosa despedida en la popular "Casa del Cura" en Pueyo de Santa Cruz
A.M.

PUEYO DE SANTA CRUZ.- Los vecinos de todo Pueyo acudieron a finales del mes pasado a la fiesta de despedida del matrimonio de María Teresa Foradada y Miguel Ángel Tolosona, como gestores de brasería y bar de la famosa "Casa del Cura", negocio del que también ha formado parte su hija Syra. Un inmueble que fue el domicilio del sacerdote que atendía la Iglesia de este pueblo perteneciente a la Comarca del Cinca Medio.

El matrimonio decidió adquirir la Abadía para reconstruirla y dedicarla a estos menesteres gastronómicos, y fue Miguel Ángel, de profesión albañil, el que la reconstruyó cuando quedaba libre de sus faenas a terceros y la adaptó para el cometido que pretendieron. El establecimiento lo bautizaron con el nombre de "Casa del Cura" y en el año de 2005 se encendería el hogaril en el que ofrecieron a los clientes del pueblo y a los que por la fama adquirida se acercaron hasta el local, carnes, caracoles, migas, tostadas con ajo, sopas de ajo o tomates de la huerta, y vino de casa de su padre. El aceite, por supuesto de los olivos del término. Buenos almuerzos y comidas al gusto de los clientes que, además, tenían el privilegio de la casa de elegir por ellos mismos las bebidas. La "Casa del Cura" era para estar por casa.

Este establecimiento con ofertas de la gastronomía popular, una vez concluidas las obras, abrió las puertas al público el 8 de junio del año de gracia del 2005, y los clientes acordaron jugar a la lotería al número 8605, y así lo hacen.

María Teresa, que también fue alcaldesa durante años, dice que "en Pueyo estamos todos unidos, por lo que nos tenemos mucha confianza". Antes del traspaso, todos pasaron por "Casa del Cura" "con nostalgia, a modo de despedida, y recordaron anécdotas, noticias alegres y las tristes por algún vecino que se fue". María Teresa y Miguel Ángel recibieron una sorpresa, y es que los vecinos prepararon una fiesta de despedida, y los reunieron en la plaza con la actuación de "Los Rondadores de Pueyo", una tarta y una cena.

La "Casa del Cura" no ha cerrado sus puertas puesto que una familia ha tomado el relevo y mantendrá el prestigio y la cocina que sus fundadores han venido ofreciendo.

Etiquetas