Sociedad

LA ENTREVISTA

Javier Olivera: "La felicidad consiste, simplemente, en amar la vida que llevamos"

El psiquiatra valora que en la sociedad actual impera el consumo, pero "ser feliz depende más de lo que somos que de lo que tenemos"

Javier Olivera: "La felicidad consiste, simplemente, en amar la vida que llevamos"
Javier Olivera: "La felicidad consiste, simplemente, en amar la vida que llevamos"

HUESCA.- "Para ser feliz hay que aprender a disfrutar de los pequeños placeres cotidianos, ante los acontecimientos adversos hay que posicionarse de forma positiva y, además, hay que tener claro que la vida es como es".

Estas fueron las tres pautas que marcó Javier Olivera, médico especialista en Psiquiatría, durante la conferencia La felicidad en la sociedad actual que impartió el jueves pasado en el marco de las XX Jornadas Científicas celebradas en el Hospital San Jorge de Huesca. El psiquiatra realizó en su exposición un recorrido histórico, desde Aristóteles hasta la modernidad, por el concepto filosófico de la felicidad que es "mucho más profundo de lo que en realidad pensamos". "Cuando uno habla de felicidad parece que se refiere a un término infantil o superficial, pero se trata de un concepto muy profundo. La Filosofía ha planeado su búsqueda como un fin en sí mismo", comentó.

El ponente hizo hincapié en que la felicidad puede tener dos acepciones distintas. Se refirió así, por un lado, a los pequeños placeres y, por otro, a la búsqueda del sentido de la vida. "La felicidad plena englobaría pequeños placeres cotidianos como la comida, el sexo, la naturaleza o los amigos, y por otro lado, la necesidad de encontrar un sentido a nuestra existencia, un fin", reiteró.

Valoró que la sociedad actual tiene poco tiempo para la reflexión y la búsqueda de la felicidad. "Vivimos muy deprisa, algo que favorece mucho la parte del disfrute de los placeres, pero se ha comprobado que cuánto más acumulamos más necesitamos, al igual que sucede con las drogas. Además, tenemos pocas oportunidades para pararnos a pensar en esta parte profunda que nos revele para qué estamos aquí, hacia dónde nos dirigimos, qué es lo que realmente deseamos o cuál es nuestro papel en este mundo", indicó.

Y afirmó que desde el pensamiento más complejo de la filosofía hasta lo más sencillo, "la conclusión final es que ser feliz, simplemente, es amar la vida que llevamos y, si lo reducimos al máximo, podemos decir que ser feliz es estar vivo".

Lejos de caer en la "trampa" del conformismo, Olivera señaló que la búsqueda de la felicidad debe ser activa. "Si esperamos que llegue sin más, no la vamos a conseguir. La felicidad es una búsqueda constante y activa. No se trata de conformarse, al contrario, hay que perseguir un significado y lograr que nuestra vida sea plena", manifestó.

Asimismo, se refirió a la actitud que se toma para afrontar los problemas, que debe ser positiva. "No se trata de quedarnos pasivos ante la vida, hay que posicionarse en positivo", explicó a este diario Olivera.

Finalmente, añadió que en la sociedad de consumo el ser feliz equivale a adquirir objetos, "tenemos de todo, hay un estímulo constante desde la publicidad, pero la felicidad depende muy poco de los bienes materiales, depende más de lo que somos que de lo que tenemos".

Etiquetas