Sociedad

ASOCIACIÓN DE COCINEROS

Protagonismo oscense en el 25 aniversario de la Asociación de Cocineros

Se presentó el libro "25 años apasionados por el arte de cocinar"

Protagonismo oscense en el 25 aniversario de la Asociación de Cocineros
Protagonismo oscense en el 25 aniversario de la Asociación de Cocineros
S.E.

ZARAGOZA.- La Asociación de Cocineros de Aragón se vistió de gala para celebrar su 25 aniversario, una conmemoración que vino acompañada del libro "25 años apasionados por el arte de cocinar", escrito por el experto gastronómico Arturo Gastón, y que tuvo una nutrida representación de los profesionales altoaragoneses tanto en los reconocimientos como en otras categorías de premios.

El Restaurante El Cachirulo de Zaragoza fue el escenario la noche del lunes de la entrega de distinciones de la Asociación de Cocineros que preside el oscense Domingo Mancho, con presencia del consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, del director general de Cultura, Ignacio Escuín, y del gerente de Sarga, Jorge Díez, además de una notable representación empresarial del sector agroalimentario.

La velada fue al grano desde su inicio, con los reconocimientos de este año en el que se cumplen las bodas de plata. Por toda una vida dedicada a la cocina, recibió el tradicional plato Julián Pérez Gómara. El Premio Especial de Jamón de Teruel fue para el Mejor Cortador 2018, Reynol Osorio Mojica. La altoaragonesa Nerea Bescós (hoy en el Quema de Zaragoza) fue loada como Mejor Joven Cocinera Aragonesa del Año, y otro oscense, Gregorio Abadía (+Billauba de Fraga) fue elogiado por su Destacada Labor Profesional. El chef del Restaurante El Cachirulo, Orlando Tobajas, recogió en nombre de Jesús Acín el galardón por su excelente cocina y profesionalidad en la sala. Por la profesionalidad y el fomento de la gastronomía, tomó el trofeo Ramcés González, del Cancook, reciente y flamante estrella Michelin. Y, finalmente, la divulgación gastronómica de Chema López Juderías (director del Diario de Teruel) y Eduardo Bueso (La Buena Mesa) fue aplaudida en este apartado de la gala.

El Gobierno de Aragón aprovechó la ocasión para entregar su reconocimiento especial al Mejor Cocinero del Año 2017-2018 a María José Meda, cocinera y propietaria del Restaurante Batán de Tramacastilla (Teruel). Igualmente, el ejecutivo nombró Embajadores de la Gastronomía Aragonesa a los hermanos Carcas (Casa Pedro de Zaragoza) y a los altoaragoneses Óscar Viñuales y Ramón Lapuyade (El Portal de Alcolea de Cinca).

Fuera de guión, hubo dos reconocimientos. Uno, de la Escuela Topic a la propia Asociación de Cocineros de Aragón. El otro, a Domingo Mancho, histórico y actual presidente de la ACA, que recibió la sorpresa de sus compañeros de Junta Directiva.

El propio Mancho quiso recordar el papel impulsor de esta organización de sus predecesores, Manuel Zamora y Antonio Herrero, y de personajes como José Dobón, claves para explicar los orígenes. Aseguró que el libro era una asignatura pendiente para entender por qué en 1993 había que crear una asociación y para desgranar la evolución de la cocina. Concluyó que es probable que sean más de los que en el libro de Arturo Gastón aparecen, por lo que rogó disculpas pero sentenció que, explícitamente o entre líneas, todos están representados.

"VUESTRA FUERZA ES LA UNIÓN"

El consejero de Vertebración Territorial, José Luis Soro, manifestó su gran alegría por participar en esta fiesta. "Vivimos un gran momento de la gastronomía, que es clave para entender el destino turístico de Aragón. Hoy, el visitante reclama experiencias, sensaciones, aromas, y hay que cumplir con sus expectativas".

Agregó que en Aragón tenemos "grandes productores y cocineros que saben combinar la tradición y la innovación, y excelentes profesionales en sala para la plenitud gastronómica. Y magníficos establecimientos de restauración. Y medios de comunicación aliados para poner en valor todo este conjunto".

La Asociación, como cerró su discurso, "es importante para la gastronomía. El trabajo en equipo y la colaboración son claves para la calidad y para alcanzar objetivos comunes. Sois personas que trabajáis juntos, compartís valores como el trabajo bien hecho y la pasión. Sólo es posible transmitir cuando hay pasión. Vuestra fuerza es la unión y dedicarse al turismo y la gastronomía es una de las mejores formas de trabajar por Aragón".

CULTURA Y GASTRONOMÍA

Un "cara a cara" entre el director general de Cultura, Ignacio Escuín, y el periodista gastronómico Arturo Gastón sirvió para presentar el libro firmado por el último, titulado "25 años apasionados por el arte de cocinar".

Escuín defendió el maridaje entre cultura y gastronomía, que conviven y se necesitan hasta el punto de que va a ser uno de los leit motiv de una gran cita que el Gobierno de Aragón va a aprovechar en Beijing. Un "entendimiento mutuo" imprescindible que cuenta figuras como los "embajadores de Aragón" como los que fueron proclamados. Finalmente, hizo un llamamiento a entender la importancia de la formación en un sector que necesita para ser competitivo el talento de sus recursos humanos.

Arturo Gastón estimó que éste es "un libro para comérselo". "No es un libro de recetas aunque esté aderezado con algunos platos representativos de cada momento, ni de entrevistas a cocineros", aunque haya conversado con un centenar de profesionales para documentarlo y redactarlo. Sin embargo, sí lo consideró "necesario" para entender la gestación de la Asociación. Parte de la "pasión por la cultura y la cocina", con humor, anécdotas, crisis y alguna "epifanía".

Remembró algunas de las épocas, cada una "con su alma", a lo largo de estos cinco lustros. "En 25 años hemos pasado desde la cocina vasca con Arzak y compañía, Bocuse, la cocina molecular y tecnoemocional, las Escuelas de Hostelería y el mágico mundo que les enamoró. Y acabamos con los productos de kilómetro 0 y la confluencia de productores y cocineros".

Etiquetas