Sociedad

DÍA MUNDIAL DEL TRASPLANTE

El sistema de trasplantes, en riesgo de quiebra

Beatriz Domínguez-Gil advierte de la necesidad de adecuar los recursos humanos y materiales

El sistema de trasplantes, en riesgo de quiebra
El sistema de trasplantes, en riesgo de quiebra
EFE

MADRID.- La directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil, advirtió este miércoles de que, si no se adecúan los recursos humanos y materiales, el sistema "va a quebrar". De hecho, "la quiebra ya se empieza a notar en muchos niveles".

Esta advertencia que la responsable de la ONT lanzó coincidiendo con el Día Mundial del Trasplante, la hizo en su intervención en el Foro Salud, en el que fue presentada por su antecesor en el cargo, el doctor Rafael Matesanz.

La crisis afectó al sistema con recortes de personal, de camas de UCI y de hospital y con una reducción del 20 % del programa de subvenciones de la ONT, "situación que aún persiste".

No obstante, el sistema "salió reforzado", gracias al compromiso de los profesionales "y de tenerlo excesivamente tensionado".

Domínguez-Gil cree que, "si queremos preservar lo que tenemos, ha llegado el momento de reflexionar sobre lo que necesitamos", una reflexión que, a su juicio, tiene que venir de la mano de la administración a nivel nacional, autonómico y hospitalario.

Otro de los retos de la sostenibilidad es la retención de talento profesional, en un ámbito que "ha perdido el "glamour" de tiempos pasados".

"Les podría dar nombres y apellidos de grandes profesionales del sistema que se han fugado a la sanidad privada o al extranjero, algunos de los cuales quieren venir y no encuentran la forma de hacerlo", indicó.

Además, varios equipos de trasplante están ya teniendo problemas para el relevo generacional, por lo que "necesitamos buscar la forma de atraer talento". A su juicio, "apostar por la investigación en este ámbito puede ayudar mucho".

Y es que, según lamentó, "no puede ser que seamos el primer país del mundo en trasplantes y no lideremos grandes proyectos de investigación en este ámbito". "Hay que hacer muchos trasplantes, pero hay que hacerlos bien".

Ello requiere una apuesta "sin reticencia alguna" por el I+D+I en trasplantes en áreas como la tolerancia imunológica (trasplante sin inmunosupresión) y la preservación de órganos que en España son de personas mayores o de donación en asistolia, así como en la prevención del rechazo crónico, principal motivo de pérdida de injertos.

Potenciar la investigación -consideró- también exige impulsar la construcción de registros de información sofisticados, que permitan aplicar el "big data" al trasplante, para, por ejemplo, mejorar la asignación de los órganos escogiendo al paciente que mejor se va a beneficiar. "A eso tenemos que caminar".

Otro reto, según Domínguez-Gil, es preservar la credibilidad del sistema de trasplantes, que ha costado "mucho esfuerzo" conseguir.

Al respecto, denunció que con cierta periodicidad surgen lo que el doctor Matesanz llamaba "francotiradores". "Los tenemos nacionales y extranjeros, de todos los colores, pero los peores son los nacionales". Éstos, dijo, siguen una estrategia de desgaste por goteo y pretenden minar la confianza de la ciudadanía, por lo que ha pedido no perder de vista esa amenaza.

Con motivo del Día Nacional del Trasplante, como viene siendo habitual todos los años, asociaciones de pacientes trasplantados agradecieron el gesto de la sociedad que dona órganos y a los profesionales sanitarios que les han ayudado a seguir con vida.

Además, reconocieron que los pacientes españoles se encuentran en una situación de privilegio si se comparan con otros países del mundo, ya que son los que tienen más posibilidades de recibir un trasplante si lo necesitan.

AUMENTO DE LAS DONACIONES

Así lo demuestran las cifras año tras año. A fecha de 15 de marzo, las donaciones han aumentado un 11 % y los trasplantes un 10 %, avanzó la responsable de la ONT.

Domínguez-Gil calificó este incremento de "espectacular" y señaló que aunque aun es pronto para aventurar, si se sigue al mismo ritmo se puede acabar el año con un aumento del 1 por ciento en la tasa de donación, que en 2018 se situó en 48 donantes por millón de habitantes.

La directora de la Organización Nacional de Trasplantes reiteró que en un 10 % de los casos se recurre al donante vivo, cuyo perfil es mayoritariamente mujer, mientras que en el donante fallecido predomina el sexo masculino.

Domínguez-Gil destacó también el éxito del programa de trasplante renal cruzado que combina parejas de donante-receptor incompatibles para formar parejas compatibles entre sí.

Desde su puesta en marcha, son 215 los trasplantes realizados en este programa con la participación de dieciséis donantes altruistas, conocidos como "buen samaritano". Se trata de una persona que dona en vida sin tener conocimiento de a quién va destinado su órgano (hasta ahora siempre un riñón) y a partir de esa donación se establece una cadena de trasplantes.

La primera cadena de este año la ha originado una "buena samaritana", que gracias a su altruismo ha posibilitado realizar cuatro trasplantes de riñón.

Beatriz Domínguez-Gil precisó que el principal problema que impide la plena expansión de los trasplantes es la escasez de órganos, por lo que se están fomentando nuevas vías como la donación en asistolia, que está aumentando.

También se está caminando hacia la flexibilización segura de los criterios de aceptación de órganos como en el caso de donantes infectados por el virus de la hepatitis C para receptores no infectados.

Ya se han realizado diez trasplantes de órganos de personas con virus detectables en receptores negativos, todos ellos con éxito, y cuarenta y seis donantes con serología positiva pero sin detectarse el virus en sangre.

Etiquetas