Sociedad

EDUCACIÓN

Alfonso Rapún Mairal: "Estamos mucho mejor formados, pero en EE.UU tienen más recursos"

Este profesor oscense de Educación Física ha recibido el reconocimiento del sistema educativo americano

Alfonso Rapún Mairal: "Estamos mucho mejor formados, pero en EE.UU tienen más recursos"
Alfonso Rapún Mairal: "Estamos mucho mejor formados, pero en EE.UU tienen más recursos"
S.E.

LA EXPANSIÓN del bilingüismo en la Educación exige a muchos docentes ampliar su formación en idiomas. Y la mejor manera de hacerlo es sumergiéndose completamente en la cultura. El oscense Alfonso Rapún, profesor de Educación Física, que llevaba siete años como profesor en el Colegio salesianos, ya había estado en varias ocasiones en verano en Inglaterra o Irlanda, pero era consciente de que para conocer verdaderamente un idioma hay que vivirlo. Hace seis años intentó acceder a la convocatoria del Ministerio de Educación para profesores visitantes, pero no lo logró por la elevada demanda que había para el destino que eligió, California. Así que optó por el otro lado del continente, el estado de Illinois. Inicialmente era por tres años, pero ya lleva cinco años como profesor en el Marquette School of Excellence, una escuela al sur de Chicago.

Los matices del inglés americano y el carácter no fueron las únicas diferencias con las que se encontró Alfonso a su llegada, porque el sistema educativo no se parece en nada al español. La educación depende de los ayuntamientos y un equipo de docentes, denominado Health and Physical Educatyion Leadership Team, elabora los currículos, la evaluación de inicio y final de curso, y la propia formación de sus compañeros. Alfonso, que forma parte de ese equipo, aclara que los estándares que se marcan a nivel nacional "garantizan que van a trabajar lo mismo, pero la manera de acercarse es muy diferente", ya que "no todas las escuelas son iguales". "En Chicago- señala- estamos trabajando para que sea uniforme".

En el centro en el que trabaja este oscense, el 60 % del alumnado es latino y el 40, afroamericano. El 95% está catalogado "low come", de rentas bajas, y todos los alumnos tienen incluido el desayuno, comida, una pequeña merienda y gratuidad en las actividades extraescolares. Y a las familias más necesitadas les ofrecen acceso gratuito a ropa de invierno, abrigos fundamentalmente. Muchos, dice Alfonso, comparten la ropa con familiares y amigos. "Llevan pantalones, camisetas o zapatillas de tallas mucho más grandes a lo que correspondería" con lo que él tiene cinturones para que pueden hacer Educación Física "sin tener que estar sujetándose el pantalón para que no se les caiga".

Dependiendo del curso o grado y del nivel de inglés del alumnado acuden a clases bilingües o únicamente en español que, junto al árabe, son las dos lenguas extranjeras que se imparten. Sólo el primer año, Alfonso tuvo hasta 700 alumnos y con cada clase coincidía un día a la semana. El contenido, explica Alfonso, está basado en la enseñanza deportiva, desde el baloncesto, al fútbol americano, el hockey o el fútbol europeo o "soccer", disciplinas que luego les dan acceso a becas para seguir estudiando. Con una hora semanal, reconoce este docente, "cuesta mucho ver los resultados", pero él trató de adaptar lo que aplicaba en España, usando el "sentido común" y teniendo en cuenta el contexto. Aunque ha tratado de implementar varias de estas dinámicas, ha comprobado que no todo encaja en el sistema americano, como sucedería en el sentido inverso. En Estados Unidos "falta mucha pedagogía" y "formación didáctica", algo en lo que los profesores españoles están "mejor formados", empezando porque el acceso a la docencia exige una titulación específica y hasta una oposición, mientras que los americanos acceden con licencias. Y, añade, "tienen muchos recursos económicos". Los centros cuentan con un presupuesto que gestionan por los directores, quienes se encargan de la contratación de los propios docentes.

PREMIO AL MEJOR DOCENTE Y TITULACIÓN AMERICANA

El último año ha sido "intenso" para este altoaragonés. Para seguir trabajando, ha tenido que sacarse un máster, accediendo con la "selectividad" americana, y una licencia de maestro, ya que la internacional sólo tenía vigencia por cuatro años.

Además, su labor le ha supuesto el reconocimiento de sus compañeros de profesión, como el premio al mejor profesor de educación física de su distrito. El premio, denominado, Chicago District Physical Education Teacher of the Year lo entrega la Asociación de Salud, Educación Física, Recreación y Danza de Illinois (Illinois Association for Health, Physical Educación, Recreation and Dance). "Si tienes buenas ideas y ganas de trabajar- añade- puedes subir".

Y por el momento, con 35 años, no se plantea regresar a Huesca. "Nunca se puede decir que no vas a volver, pero lo bueno es tener opciones, y la titulación americana te permite trabajar en escuelas internacionales de todo el mundo". Integrado en la vida americana, trata de exprimir al máximo la experiencia. "Chicago -señala- es una ciudad preciosa con todas las posibilidades a nivel deportivo", pero tampoco se ha estado quieto y ha aprovechado para viajar a treinta estados diferentes, sin olvidar su visita a las Montañas Rocosas para poder disfrutar del esquí.

Etiquetas