Sociedad

ENTREVISTA

Luz Gabás: "Hay que ajustarse a los tiempos y no ahogarse en la nostalgia excesiva"

La exitosa escritora de Monzón acaba de terminar su cuarta novela "El latido de la tierra", su obra "mas autobiográfica y compleja"

Luz Gabás: "Hay que ajustarse a los tiempos y no ahogarse en la nostalgia excesiva"
Luz Gabás: "Hay que ajustarse a los tiempos y no ahogarse en la nostalgia excesiva"
S.E.

GRAUS.- El latido de la tierra es la cuarta novela de la escritora ribagorzana Luz Gabás y también "la más personal". "Es la más autobiográfica porque he tenido que bucear en mi pasado. Toda la novela es como una metáfora de la sociedad, de las transformaciones de las últimas décadas. Es una alegoría llena de metáforas", resume la autora satisfecha ante su obra más difícil. "Es la más compleja porque aunque mi tono perdura, la técnica ha cambiado ya que necesitaba las estrategias de otros géneros como el policiaco", revela.

Romance, novela negra y pinceladas de historia confluyen en esta novela ambientada en la actualidad y que transcurre en una pequeña población durante seis trepidantes meses en los que se viaja al pasado a través de sus protagonistas. "Son personajes con muchos claroscuros, son complejos pero a la vez muy identificables. Son el fruto de dos años muy intensos de trabajo, uno de ellos entero encerrada escribiendo en el que ha habido un sufrir espiritual porque había que sacar de mí", confiesa.

Y añade que, al igual que los personajes bucean en su pasado, "la protagonista Alira, sobre todo, ha de "resetearse" y adaptarse a lo que vendrá dejando un mensaje positivo. Yo creo que nos parecemos. A todo se le puede sacar algo bueno pero sobre todo hay que saberse ajustar a los tiempos que uno vive y no ahogarse en la nostalgia excesiva. Hay una historia de amor, pero no solo en el sentido más pasional, se plantea el amor como salvación, pero también a ti mismo, a lo que eres, a lo que has recibido, a tu herencia, a tu territorio".

Alira, la protagonista que refleja esa madurez de Gabás para echar la vista atrás sin dejar de avanzar, es el alma de Aquilares, un espacio imaginario, extrapolable a muchas zonas del medio rural. "Los cercanos a mí identifican lugares comunes, pero puede ser cualquier rincón de muchos sitios de España. Yo visualizo Monzón, Aínsa y Graus. No es alta montaña, es más la tierra media e incluso baja, las poblaciones, aldeas, cercanas a localidades más grandes", ha explicado.

Gabás se refiere a ese mundo rural y a los cambios que ha sufrido en las últimas décadas vistos a través de su generación e ilustrados con música en la novela, para atrapar al lector en la banda sonora de quienes nacieron en los sesenta y vivieron las grandes transformaciones que han llevado a la actual España vaciada.

El latido de la tierra, con trepidante crimen incluido, invita a reflexionar sobre esta realidad territorial. "Cada vez hay más facilidades, mejores servicios para que la gente se asiente en el mundo rural, pero no se puede regresar a algo perdido. El diálogo ha de ser diferente. La novela abre una puerta a la esperanza, pero no a volver atrás", dice la autora, que añade que en este libro hay mucha acción. "Es una novela coral donde pasan muchas cosas, hay una investigación policial, amor, todo fluye. Y el final me encantó escribirlo. Da sentido a toda la novela y todo encaja", ha concluido.

Etiquetas