Sociedad

SORTEO EXTRAORDINARIO DE NAVIDAD

"Vendí 13 talonarios del Gordo y le di un boleto a mi exyerno"

Ismael Araguás, de Morillo de Monclús, y su hija Silvia son miembros del Centro Aragonés de Reus y están entre los agraciados

"Vendí 13 talonarios del Gordo y le di un boleto a mi exyerno"
"Vendí 13 talonarios del Gordo y le di un boleto a mi exyerno"
S.E.

HUESCA.- NO FUE a su casa a tocarle al timbre pero, como el protagonista de uno de los anuncios de la Lotería de Navidad de este año, Ismael Araguás, de 75 años y nacido en Morillo de Monclús, quiso compartir la suerte con su exyerno -exnuera en el spot- y le entregó una participación de las que vendía del Centro Aragonés El Cachirulo, de Reus, al que está profundamente vinculado.

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER LAS IMÁGENES DE ESTA JORNADA DE PREMIOS

Entonces, como la de la publicidad, no se le echó a llorar pero ayer... ¡Le había tocado el Gordo! "El exmarido de mi hija me ha llamado llorando, porque le han tocado 100.000 euros, ya que un día me lo encontré en la calle y le di una papeleta", aseguraba, al tiempo que recalcaba que tienen buena relación familiar.

"Estoy muy contento porque he vendido 12 o 13 talonarios", detallaba, entre vecinos de Reus y de Salou, principalmente. El Centro Aragonés El Cachirulo de Reus estimaba que habría repartido unos 320 millones de euros. Sin embargo, no trajo nada al Sobrarbe, de donde se marchó en 1965, ni a Huesca.

Ni siquiera se había parado a contar ayer por la mañana cuánto le ha tocado a él y a su mujer o a su hija, aunque calculaba que podría tener entre 12 y 14 papeletas. Solo lamenta no haber podido venir en octubre a Sobrarbe- como tenía previsto, a ver a su familia y, concretamente, a su hermano y su cuñada que viven en Aínsa, a quienes les hubiera llevado lotería. De ahí que inicialmente se difundiera que había repartido la suerte a Aínsa. Lo han operado recientemente y, además, tiene problemas de visión.

A Ismael Araguás la ilusión de haber sido agraciado con el Gordo de la Lotería del número del Centro Aragonés de Reus le hizo recordar ayer muchos años de trabajo por esa comunidad para difundir las tradiciones aragonesas, especialmente la jota. "Aunque ni cantaba ni bailaba, iba a apoyar al grupo por los pueblos poniendo la megafonía", comenta. "Durante más de 20 años estuvo en la junta, pero siempre he trabajado en un segundo plano", comentaba.

Ismael disfrutaba ayer de la celebración a las puertas del centro porque fueron muchos los que recibieron la suerte de su mano. De hecho, a la multitudinaria celebración también se acercó el hermano de su exyerno y con su exconsuegra se hicieron después esta fotografía de familia, con su mujer, su hija, el exyerno y el nieto.

Eran participaciones de seis euros, ya que uno se quedaba para el centro, que habría ingresado por este concepto entre 15.000 y 18.000 euros. No es el único altoaragonés en este centro, del que son socias 160 familias y priman los turolenses.

SEGUIRÁ JUGANDO AL GUIÑOTE

"Haré mi vida normal, por la mañana a hacer la compra y, por la tarde, a la partida", comentaba Ismael Araguás emocionado. El Centro Aragonés es su lugar de encuentro para jugar el guiñote y, en verano, se juntan "todo maños" en Salou, donde adquirieron el número. "Siempre he estado muy vinculado al centro", resalta, porque ya son muchos años en Tarragona, Reus... adonde llegó por trabajo y se ha dedicado al mantenimiento de la red de Radio Televisión Española. "Mi vida seguirá igual, pero con ayuda", decía su hija Silvia.

Etiquetas