Sociedad

NAVIDAD 2019

Los reclusos reciben 2.000 tarjetas de teléfono en la campaña "MInutos de esperanza"

El obispo de Barbastro-Monzón Ángel Pérez ha concelebrado una misa en Zuera ante más de un centenar de personas

Los reclusos reciben 2.000 tarjetas de teléfono en la campaña "MInutos de esperanza"
Los reclusos reciben 2.000 tarjetas de teléfono en la campaña "MInutos de esperanza"
Á.H.

BARBASTRO.- Los reclusos y reclusas de las cárceles de Zuera, Daroca y Teruel han recibido cerca de 2.000 tarjetas de teléfonos adquiridas gracias a la campaña "Minutos de esperanza" organizada por las seis diócesis aragonesas para que puedan conectar con sus familias en Navidad. Ángel Pérez, obispo de Barbastro-Monzón, responsable de Pastoral Penitenciara en Aragón ha concelebrado la misa con los capellanes en el salón de actos de la cárcel zufiarense a la que asistieron más de un centenar de personas.

El prelado ha ofrecido a reclusos y reclusas la posibilidad de una participación "activa" en la celebración litúrgica, en el momento de la homilía ha repartido pósits adhesivos y bolígrafos para que cada uno, de forma voluntaria, escribiera un deseo o dejara constancia del mensaje que, después, leyó en el ofertorio. Al final de la misa, en la puerta y acompañado por los capellanes, ha saludado a los reclusos y reclusas a quienes entregó una pequeña cruz, copia de la que lleva.

La jornada ha coincidido con la puesta en libertad de un recluso, tras finalizar la condena, y en el exterior le aguardaban familiares y amigos con botellas de cava. El obispo Ángel, tras informarse, se ha unido a la familia de etnia gitana para celebrar la libertad y se ha abrazado con el ex recluso en presencia de todos, entre ellos Isabel Escartín, delegada de la archidiócesis de Zaragoza, pionera de la campaña de recogida de tarjetas que lleva "veinte años pisando cárceles".

Eva Martínez, una de las voluntarias que participaron en la celebración, calificó la jornada como "emotiva y entrañable, el obispo Ángel nos ha sorprendido con la novedad de repartir pósits entre los asistentes a la misa para que dejaran constancia escrita de sus deseos. Conmovedor es la palabra más adecuada para definir también los momentos posteriores a la misa, el saludo a todos y el hecho de unirse a la familia de etnia gitana para celebrar la libertad de un familiar".

Al mismo tiempo se ha referido a la experiencia vivida por las jóvenes Natalia y Alba, de 18 y 19 años, alumnas del colegio Lasa Salle de Zaragoza, quienes se han mostrado "admiradas por la humildad y cercanía" del obispo que ha participado en la tercera campaña "Minutos de esperanza" que se realiza en cinco años que lleva en la Diócesis de Barbastro-Monzon. El mensaje de la campaña fue claro "que ningún preso de Aragón se quede sin felicitar la Navidad a sus seres queridos".

Se ha referido a la Pastoral Penitenciaria que ofrece "un testimonio de amor y de perdón a los descartados de la sociedad" y en la misma línea ha indicado que, "si bien es la campaña más vistosa, son 24 los proyectos que las diócesis de Aragón desarrollan durante 365 días del año en las cárceles gracias a la labor coordinadora de Isabel Escartín". Las tarjetas telefónicas son "muy codiciadas porque es el mejor regalo que se les puede hacer por Navidad, es una época muy emotiva y conectar con los familiares es algo que les llena el alma" según explican los capellanes

Al mismo tiempo ha destacado la labor que realizan los capellanes, la delegada Isabel Escartín y los voluntarios de Pastoral Penitenciaria, "los milagros no existen y el éxito de esta campaña ha sido posible gracias a la generosidad de la gente. En opinión del prelado "la entrega de tarjetas telefónicas es un gesto de ternura que facilita la reinserción social. No hay nada tan gratificante como regalar esperanza. Después de la libertad, tal vez sea el mejor regalo que se puede hacer a un preso".

Etiquetas