Sociedad

ANIVERSARIO

Máxima Cebollero, vecina de Pozán de Vero: "¡Cumplo cien años y sigo soltera!"

Ha celebrado su aniversario con una misa en su pueblo y tarta en la Residencia Municipal de Barbastro

Máxima Cebollero, vecina de Pozán de Vero: "¡Cumplo cien años y sigo soltera!"
Máxima Cebollero, vecina de Pozán de Vero: "¡Cumplo cien años y sigo soltera!"
A.H.

POZÁN DE VERO.- "¡Sí, señor!... cumplo 100 años y sigo soltera" ha dicho Máxima Cebollero Buil que ha celebrado un siglo de vida en Pozán de Vero donde nació el 27 de diciembre de 1919.

Los vecinos, entre ellos la alcaldesa Rosana Marcos, le han arropado en la misa concelebrada por el párroco Miguel Ángel Chicharro y su antecesor Jaime Mozás, en la iglesia de la Asunción, de estilo barroco (XVIII). A media tarde, en la Residencia Municipal de Tercera Edad, en Barbastro, ha habido tarta de cumpleaños y actuación dedicada de la Agrupación Folklórica del Somontano.

"Me hace mucha ilusión llegar a los 100 años, ¡he dado gracias a Dios por cumplirlos en el pueblo! En mi familia todos eran trabajadores, labradores, mi padre fue a jornales muchas veces, éramos cuatro hermanos al segundo ni siquiera le conocí porque murió con 13 meses. Se llamaban Natividad, Concha, Vicente y una servidora" recordó tras la misa celebrada.

Máxima no tiene familia directa, "soy soltera durante un siglo, me salieron ocasiones y no me casé, tal vez hayan sido cosas del destino. La mayor parte de mi vida he trabajado en Cataluña, de sirvienta en una familia de Sabadell, en tareas de domésticas, cocina, limpieza, cuidado de niños y todo eso. Ahora vivo en la Residencia Municipal".

En cuanto a lo mejor que la haya pasado en 100 años, "pues no sabría qué decir pero recuerdo, siempre, cuando recibí la Primera Comunión, estar en compañía de mis padres en Pozán, venir con frecuencia a esta iglesia que es preciosa. Además, tenemos el beato Fernando Salinas, uno de los monjes que mataron en El Pueyo. Sí, señor, le conocía pero no hablé nunca con él. Me gusta que su foto esté en la iglesia".

Hace tiempo que no estaba en su pueblo, "no tengo con quien venir, hoy me han traído para asistir a la misa con vecinos. Vivo muy tranquila en la Residencia, me encuentro muy feliz de estar en la iglesia donde me bautizaron y de ver el belén del pueblo". Máxima se suma a la "nómina" de centenarios del Somontano donde prima la hegemonía de Lucía Lacoma que vive en Castillazuelo y con cerca de 109 años es la abuela de Huesca y tatarabuela del Somontano, "¡ya me lo dijeron! vive en casa del herrero y como estoy con una de Castillazuelo me lo contó".

De apetito anda bien, "no me quejo, como de todo, tengo buena gana y me hago cargo de que tengo que estar en la Residencia. Dios lo ha querido así, se murieron los padres, no tengo familia aquí. Hoy ha venido mucha gente y la alcaldesa Rosana es muy buena chica, trabaja en Barbastro". A partir de ahora, "¡hasta que Dios quiera!, no puedo pedir más a la vida y le estoy agradecido". Recuerda las chiretas y las jotas de Joaquín Campodarve.

De regreso a Barbastro, "parada" del periodista en Castillazuelo para saludar a Lucía Lacoma (Azlor, 27 junio 1911), que tiene cerca de 109 años comparte la vida cotidiana con su hija Eugenia (82 años) y vive "feliz, contenta y caliente" mientras pasan los días.

Etiquetas