Sociedad

LA ENTREVISTA

María Victoria Sanagustín: "La galería S"Art generaba una atmósfera cultural absolutamente fabulosa"

La oscense impartió una charla en el Centro Manuel Benito Moliner

María Victoria Sanagustín: "La galería S"Art generaba una atmósfera cultural absolutamente fabulosa"
María Victoria Sanagustín: "La galería S"Art generaba una atmósfera cultural absolutamente fabulosa"
R.G.

HUESCA.- "Antes de juzgar una obra de arte, deja que sea ella la que experimente contigo". Este sabio consejo fue pronunciado por Ángel Sanagustín en la Bienal de Venecia (1978), unas palabras que su hija María Victoria recordó recientemente en la charla que impartió en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner, de Huesca.

La conferencia se realizó dentro de la exposición Enmarcando la historia de la Galería de Arte S"Art (1971-2013) y la vida de Ángel Sanagustín, que homenajea a este pionero oscense del coleccionismo.

Su hija habló de la sociología del arte, así como de sus funciones estética, comunicativa, reflexiva, crítica, social y política. "El arte implica un aprendizaje permanente y nos aporta un espacio de libertad, que se produce cuando estamos observando una obra y nos olvidamos de todo", aseguró la ponente, quien añadió que los artistas "reflejan las circunstancias y el contexto de una época", mientras que las vanguardias hacen lo propio "con el cambio social".

Sobre la filosofía y los objetivos de la galería, María Victoria Sanagustín valoró su papel como "facilitadora de encuentros entre creadores y visitantes".

Fundada en 1971, la S"Art pretendía "descubrir el arte y su valor en nuestro entorno", con la divulgación de obras "de artistas de Huesca y de fuera -españoles, americanos, japoneses, italianos,...-, tanto de reconocido prestigio, como noveles", destacó.

Los criterios que siguió la galería eran "de sensibilidad, calidad y amor por el arte". Además, sus objetivos también eran "comerciales", agregó.

"Cada 15 días inauguraba una exposición, que iba acompañada de una charla y una recepción. La S"Art generaba una atmósfera cultural absolutamente fabulosa, que reunía a personas heterogéneas con algo en común; su amor por el arte", resaltó.

El impacto social y cultural del espacio fue extraordinario, puesto que en sus inicios cumplió un papel "que no existía", dijo.

Sus primeros años coincidieron con la "democratización del arte y su expansión, así como de la institucionalización y preocupación de las administraciones públicas por la cultura", que se produjeron tras la muerte de Franco.

"La galería siguió todo este proceso y tuvo una dimensión social, puesto que vendió a precios asequibles e instauró la letra de cambio", señaló.

La oscense cerró su conferencia hablando de los actores sociales que fueron los constructores espirituales de la galería: visitantes, artistas, colaboradores, críticos y personas con diversidad funcional, a quienes su padre "daba una gran importancia".

Cuando echa la vista atrás, la docente e investigadora recuerda la "personalidad tolerante y generosa" de su progenitor.

"Tenía un gran espíritu emprendedor, una sensibilidad natural para el arte y era muy ecléctico", dijo.

Los recuerdos que le vienen a la cabeza al ver la exposición son incontables. "Pienso en toda una vida, porque desde los diez años estuve allí. Sobre todo, la galería me dio la oportunidad de conocer a personas muy heterogéneas y a descubrir en lo diferente algo único", sostuvo.

Comisariada por su hija Amparo Coiduras, la muestra ha provocado que la familia pase una Navidad muy especial. "Hemos estado acompañadas por mucha gente y hemos recibido muchísimo cariño", agradeció María Victoria Sanagustín, heredera de la pasión, la inteligencia y la bondad de su padre.

Etiquetas