Sociedad

LA ENTREVISTA

Carmen Bilbao: "El juego sirve de ayuda para motivar a los niños con la lectoescritura"

La óptico optometrista de la Policlínica Alto Aragón impartió una charla junto a Lourdes Tamargo en el Centro Ibercaja de Huesca

Carmen Bilbao: "El juego sirve de ayuda para motivar a los niños con la lectoescritura"
Carmen Bilbao: "El juego sirve de ayuda para motivar a los niños con la lectoescritura"
V.L.

HUESCA.- "El juego sirve de ayuda para motivar a los niños y niñas con la lectoescritura". Así de clara se mostró este martes Carmen Bilbao, óptico optometrista especializada en la visión binocular y la función visual, que ofreció una conferencia en el Centro Ibercaja de Huesca.

Tanto la especialista como la logopeda Lourdes Tamargo dieron unos consejos para que el desarrollo en los dos niveles (fonológico y visual) sea el más efectivo y correcto.

Para motivar a los pequeños con la lectoescritura, Bilbao explicó que hay que poner atención en las etapas en las que se encuentran. "En infantil se recomiendan sobre todo juegos de motricidad gruesa y conforme van creciendo habría que incidir en otros de motricidad más fina, como coordinar visualmente el ojo y la mano, hacer ejercicios visuales de cerca, a nivel estimulativo y preventivo", enumeró.

También indicó que se debe apostar por aquellos que estimulen "los movimientos oculares", como ¿Dónde está Wally?y el Lince, mientras que también recomendó deportes "de pelota fina, como el pádel o el tenis".

Los padres y madres deben buscar "juegos que sean educativos, fáciles para la edad de cada niño y que sean motivadores", como por ejemplo "los que se hacen en familia", dijo la especialista, que recomendó "trabajar las rimas o el Veo veo".

Hoy en día hay muchos estímulos externos que distraen a los niños y niñas de la lectoescritura, lo que crea más diferencias entre los que aprenden a leer más rápido y los que no, a los que hay que intentar motivar.

Para detectar a estos últimos "hay que realizar una evaluación integral -logopeda, psicóloga y optometrista- para saber qué es lo que está ocurriendo exactamente", aconsejó.

Entre los síntomas que pueden presentar los niños con esta problemática visual serían "que entrecierran un ojo o los dos, que guiñan un ojo para leer, que les cuesta copiar de la pizarra, que siempre se acercan mucho al libro y si se alejan les cuesta ver y que escriben muy hacia arriba o muy hacia abajo", especificó.

Carmen Bilbao matizó que no hace falta luchar contra las nuevas tecnologías para reivindicar la lectoescritura, porque "son el futuro", pero "no se debe abusar de ellas".

"Tampoco es recomendable ver los libros de cerca constantemente, porque hoy en día tenemos el doble de miopes que hace veinte años, algo que se puede frenar con unas normas básicas de higiene visual", sostuvo.

Una de ellas sería la denominada "20 20 20", que estipula que "cada 20 minutos de visión cercana debe haber 20 segundos mirando a más de 20 pies -seis metros-, así como rebajar el brillo de las pantallas", que también previene el fenómeno de "los ojos secos", que "cada vez se da más entre los jóvenes", aseveró la especialista de la Policlínica Alto Aragón, que participará en un curso más extenso sobre este tema el 7 de marzo, también en el Centro Ibercaja.

Etiquetas