Sociedad

ENTREVISTA

Lucía Mendiondo: "La sexualidad tiene que ver con el cuerpo, la salud y lo emocional"

La psicóloga está al frente de "Asexoría", servicio sexológico que ofrece el Ayuntamiento de Huesca

Lucía Mendiondo: "La sexualidad tiene que ver con el cuerpo, la salud y lo emocional"
Lucía Mendiondo: "La sexualidad tiene que ver con el cuerpo, la salud y lo emocional"

HUESCA.- ¿Qué sucede cuando se habla de sexo o se conversa sobre placeres y deseos ¿Cómo nos aproximamos al conocimiento de nuestros cuerpos, a su escucha, su observación ¿De qué hablamos cuando hablamos de sexualidad?

"La sexualidad es cómo me vivo como ser sexuado, tiene que ver con el cuerpo, con la salud sexual y reproductiva, con lo emocional", responde Lucia Mendiondo, psicóloga y sexóloga al frente de Asexoría, el servicio público de sexología del Ayuntamiento de Huesca desde 2007, aunque funciona desde 2003, y que se ubica en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner. En su génesis está pensado para jóvenes de hasta 35 años, aunque, "siempre que hay disponibilidad , atendemos a jóvenes de cualquier edad".

Ademas de la atención en consulta, el servicio interviene, a petición de los centros educativos, impartiendo charlas sobre sexualidad. "Llevamos trabajando 13 años con distintos centros de Secundaria, de Formación Profesional y puntualmente, bajo demanda, se hacen actividades también en colegios de Primaria dirigidas a madres, padres y profesorado y a alumnado de 5 y 6 años". También colabora con entidades en materia de sexualidad y discapacidad y sobre sexualidad y crianza.

Un servicio enmarcado en un convenio "de cinco horas", cuyas intervenciones en centros educativos no superan los 150 minutos al año. Una realidad cuantitativa que bien podría definir el espacio que en general reservamos a atender esta condición inherente al ser humano. "La necesidad es que lo sexual forme parte de la vida social. La educación sexual comienza en casa. Hablamos de un valor humano como es el conocimiento y disfrute del propio cuerpo. Eso no puede quedarse en una campaña en centros educativos", explica.

Abordar la sexualidad desde el desconocimiento es tarea difícil, "las familias no tienen esa formación y les pasa lo mismo a los profesores", explica Mendiondo; "es como si por el hecho de que todos manejamos dinero, pudiéramos dar clases de economía (...)", explica cuando se le pregunta por la forma en que las personas adultas tratamos este tema. Todo aderezado por vergüenzas y tabúes. También señala una diferenciación, "prevenir no es educar (...) Parece que ahora la educación sexual es importante no porque lo sea el que la persona se conozca, se acepte y se disfrute, que sería el objetivo, sino porque hay que evitar una serie de peligros".

A cuenta de las ETS, los embarazos no deseados o las agresiones sexuales "abordamos la sexualidad desde el peligro, sobre todo las mujeres, educadas bajo el "ten cuidado" tras la llegada de la regla".

¿Por dónde se debería empezar "Por formar a los profesionales, profesorado, personal sanitario y también medios de comunicación, por ejemplo. Algo básico, de qué hablamos al hablar de sexualidad, desde dónde y con qué objetivos", responde. Después que "se fuera incluyendo incluso como una asignatura específica".

Etiquetas