Sociedad

CUALIFICACIÓN

Formación cualificada, la mejor salida profesional en hostelería

Las escuelas de Aragón trabajan con el sector empresarial para adecuar las enseñanzas a sus necesidades y que eso redunde en el beneficio común

Formación cualificada, la mejor salida profesional en hostelería
Formación cualificada, la mejor salida profesional en hostelería
R.G.

HUESCA.- El ayer y hoy de la docencia en Hostelería y Turismo en Aragón y el intercambio de experiencias entre el alumnado actual y los exalumnos cerró el XVII Encuentro de Escuelas de Hostelería y Turismo de Aragón que se ha celebrado en la capital oscense.

El CPIFP San Lorenzo ejerció de anfitrión de esta reunión en la que participaron representantes de la Escuela de Hostelería Guayente, IES Biello Aragón (Sabiñánigo), Academia de Logística de Calatayud, IES Zaurín (Ateca), IES Matarraña (Valderrobres), IES Pablo Serrano (Andorra de Teruel), CPIFP Teruel, IES Miralbueno (Zaragoza), Escuela de Hostelería Topi (Zaragoza), IES Mar de Aragón (Caspe), IES Juan de Lanuza (Borja), IES Pedro de Luna (Zaragoza), CPIFP Movera (Zaragoza) y CPEA. Concepción Arenal. (Zaragoza).

"El objetivo, por tener tantas especialidades y querer llegar a todas, era convivir y aprender", indicó Teresa Castaño, directora de la Escuela de Huesca, a este periódico.

Estudiantes de panadería y pastelería hicieron los desayunos, que sirvieron otros compañeros. Lo mismo que las comidas o la cena del miércoles, entre ellos alumnos de formación para el empleo que llevan dos semanas en el centro, y ello condimentado con ponencias que acercaron a los asistentes productos de la provincia como esturión de El Grado, el turismo a través el Geoparque de Sobrarbe o la presencia del chocolatero Raúl Bernal, sin olvidar ese ayer y hoy de la enseñanza, "algo que para nosotros es muy importante porque muchas veces hablamos del sector para el que formamos, y es fundamental, pero como escuela el alumnado lo es más", aseguró Castaño.

De hecho, la vinculación de la formación con el sector empresarial, quedó patente en la mesa coloquio El ayer y hoy de la docencia, en Hostelería y Turismo en Aragón, y en la que participaron María Ángeles Grasa, directora de Guayente, Joaquín Alós, director del IES Miralbueno, Manuel Marqués, director del CPIFP Teruel, Miguel Díaz-Meco, profesor del Centro y Celestino Manzano, profesor jubilado.

Alumnos y profesores llenaron el salón de actos del CPIFP San Lorenzo de Huesca, para conocer el momento que atraviesan las escuelas. María Ángeles Grasa destacó la importancia del diálogo con los empresarios, de los que hay que escuchar "sus necesidades y adecuar a ellas las formaciones que impartimos", aunque insistió en que el sector también tiene que entender que en estos centros "trabajamos con un material delicado, que son los alumnos en formación".

En hostelería ha habido "una evolución en las necesidades de competencias profesionales y en la demanda", según Grasa. A esta realidad se suma otra, "la necesidad imperiosa de mano de obra cualificada, sobre todo en la zona en la que nosotros nos movemos, montaña, y con un índice turístico estacional muy importante. En los establecimientos acaban trabajando personas sin formación, eso redunda negativamente en la calidad de todos los servicios vinculados a la hostelería".

En este sentido, María Ángeles Grasa reclamó "un diálogo entre unos y otros, porque en las escuelas deberíamos tener más alumnos dirigidos al sector, puesto que ahora la inserción laboral es rapidísima y se necesita mano de obra formada".

Eso también ocurre en Teruel, cuya escuela ha sufrido un gran cambio en muy poco tiempo, pasando de ser un centro privado y de formación no reglada, a centro privado de formación reglada, instituto, y ahora centro integrado, "una situación en la que tenemos que hacer frente, no solo a la formación de los alumnos que viene de Secundaria o Bachillerato, sino también de la de personas que están en paro o que quieren mejorar su empleabilidad, pasando por otras muchas cosas", relató su director, Manuel Marqués, que confesó que aunque no es fácil "sí es gratificante porque vas creciendo, y eso siempre es bueno".

Como la directora de Guayente, Marqués apostó por la formación para trabajar en el sector "donde la demanda es brutal y no hay manera de atenderla". En las escuelas "hacemos un esfuerzo enorme porque nuestros alumnos salgan con la mejor formación posible, y es un trabajo que se hace muy bien en todas", incidió Grasa, pero no pueden abastecer todo lo que se les solicita, por lo que en ocasiones se cubre con "personas que ni están formadas ni tienen intención de hacerlo y, además, están en el sector de paso, buscando otra cosa", aseveró Marqués.

Ese no es el caso de los alumnos que relataron sus experiencias. Tras pasar por las aulas de Huesca, están desarrollado una carrera relevante, y no todos se han formado en un grado superior. Es el caso de Diego Milán, exalumno del grado medio de cocina y gastronomía, propietario del restaurante Cancook en Zaragoza, con una Estrella Michelin, o Montse Gironella. exalumna del ciclo de grado medio de Panadería, Repostería y Confitería, que estuvo en Madrid Fusión con Pastelería Ascaso. Junto a ellos estuvieron Luis Barreu, exalumno del ciclo de grado superior de Guía, Información y Asistencias Turísticas, cuyo mercado laboral está aquí y en Bruselas, y dentro de la especialidad de servicio, Harumi Garduño, compartió su etapa en el restaurante Akelarre, con 3 Estrellas Michelin.

Con estas intervenciones, los alumnos pudieron comprobar cómo se puede llegar a donde uno quiera con un grado medio, en un sector que demanda profesionales cualificados que preparan las Escuelas de Hostelería y Turismo de Aragón.

Etiquetas