Sociedad

¿QUIÉN SOY?

Javier Moreno Marín: "Disfruto mucho con el ser, ver y estar"

"He trabajado más de 40 años en ebanistería y sufro la desprotección de los autónomos"

Osca XXI propone elaborar un estudio de la situación sanitaria para corregir el "desorden" en centros de salud
Osca XXI propone elaborar un estudio de la situación sanitaria para corregir el "desorden" en centros de salud
D.A.

HUESCA.- "Trabajador, luchador y rebelde". Con estas tres palabras se define Francisco Javier Moreno Marín (Huesca, 1961), presidente de la Asociación de Vecinos de María Auxiliadora, y vicepresidente de la Federación de Barrios Osca XXI y de la Confederación de Asociaciones Vecinales de Aragón. Explica que es "el quinto de siete hermanos"; nació y vivió "en "el Ensanche"", y recuerda "jugar al fútbol en la "era" (hoy Plaza Europa) y a "la cu" y a "pitos" en el "corralón enfrente del centro de salud de la Inmaculada" y a "hacer casetas de cañas para el verano". "Vamos -resalta-, que en aquella época nos criábamos en la calle jugando". Su adolescencia -explica- "fue complicada porque era un rebelde sin causa; afortunadamente hace tiempo que ya he encontrado la causa".

Pertenece al "baby boom" de entre finales de los 50 y mediados de los 70. "Estudiabas o trabajabas, y yo fui muy prematuro, pues empecé a trabajar con 13 años (me faltaban dos días para cumplir los 14, la edad legal). Tuve suerte. Dentro del abanico de posibilidades del mundo laboral sentía atracción por trabajar con la madera, y he trabajado más de 40 años en ebanistería y carpintería, la mayor parte de este tiempo como autónomo. Sufro las desigualdades y la desprotección de este sector".

¿Cómo llegó al movimiento vecinal? Muy sencillo: "Mi hija quiso ser mairalesa y fue como entré en contacto con la asociación vecinal de María Auxiliadora. Llevo 15 años colaborando". A los anteriormente citados cargos en el movimiento vecinal aragonés, suma que "soy representante en el Consejo de Salud de Aragón por Huesca, y además participo activamente en distintos movimientos de la sociedad civil y colaboro con el mundo asociativo".

Al preguntarle si hay crisis de participación ciudadana y quién es el responsable de la misma, la respuesta es rápida: "Sí. Vivimos en una sociedad líquida y nadie está comprometido con nada. Todos somos responsables. La gente es cada vez más individualista y sólo protesta en el bar y en las redes sociales. No se moviliza para nada, se produce un "aborregamiento" pensando que con votar ya es suficiente o, peor aún, pensando que no sirve para nada. Y por otro lado la clase política que promete mucho pero que resuelve poco y que está encantada con nuestro silencio. No les interesa la participación porque no están dispuestos a ceder parte del poder. Por eso es importante ejercerla, porque nos empodera".

Un tema de actualidad, ¿España vacía o vaciada? "Vaciada. Vacía es sin contenido. Vaciada es forzar el vacío por acción u omisión". Otro, las redes sociales: "Me gustan, pero se produce una gran paradoja: te acercan a la gente, son como una lupa, pero te distancian de la realidad. Las utilizo para informarme y para conocer distintos puntos de vista".

Su mejor momento en la vida: "Todas las vivencias vinculadas con formar una familia, especialmente las relacionadas con mi hijo y mi hija". Le gusta "leer y viajar" y, sobre todo, "disfruto mucho con el ser, ver y estar".

Etiquetas