Sociedad

DOMINGO - TU FARMACÉUTICO TE INFORMA

Sistema inmunológico frente a covid-19

Unas buenas medidas higiénico-sanitarias de prevención son sin duda alguna el primer paso para combatir la infección por el virus, además de los hábitos saludables

Sistema inmunológico frente a covid-19
Sistema inmunológico frente a covid-19
S.E.

La situación actual debida al covid-19 ha hecho que todo el mundo conozca la importancia de implantar en el día a día unas buenas medidas higiénico-sanitarias de prevención, que, sin duda alguna, son el primer paso para combatir la infección por el virus.

Una vez el virus entra en el organismo, adquiere gran importancia el sistema inmunológico de cada individuo, para hacer frente a la replicación de éste.

El sistema inmunológico es una red compleja de células, tejidos y órganos que funcionan en equipo para defender al organismo de patógenos externos e internos.

Y aquí surge la duda; ¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestro sistema inmune?

El buen funcionamiento del sistema inmune está relacionado por varios factores, entre los que cabe destacar: una alimentación saludable y equilibrada, la práctica de ejercicio físico y un buen descanso.

La alimentación es un componente determinante. Las ingestas inadecuadas, tanto por exceso como por defecto y que no cumplen las recomendaciones nutricionales inducen a alteraciones del sistema inmune.

Pacientes con obesidad o que lleven dietas con déficit calórico (menos de 1200 Kcal/día) tendrán mayor riesgo de sufrir infecciones.

Hay que favorecer el consumo de vitaminas hidrosolubles y liposolubles, minerales, ácidos grasos omega-3, fibra, y probióticos para conseguir un sistema inmune fuerte.

Las vitaminas hidrosolubles (B6, ácido fólico, B12 y C), regulan la respuesta inmune frente a posibles ataques externos de virus y bacterias, y las vitaminas liposolubles (A, D y E), ayudan a la correcta diferenciación del tejido epitelial y estimulan la producción de células como los anticuerpos y los leucocitos (células del sistema inmune).

El consumo de estas vitaminas, junto a minerales como el hierro, el cobre, el selenio y el zinc, tienen un efecto positivo en la producción de diferentes anticuerpos ante una posible infección.

Los ácidos grasos Omega-3 fortalecen el sistema inmunitario y tienen un efecto antiinflamatorio. La fibra y los probióticos ayudan al bienestar de las bacterias intestinales (microbiota) que también juegan un papel muy importante en la respuesta inmune.

Todos estos nutrientes los vamos a encontrar en alimentos como: frutas y verduras, legumbres, cereales integrales, pescado azul y aceite de oliva.

Por otro lado, el ejercicio físico puede producir efectos tanto positivos como negativos en el sistema inmune, dependiendo de cómo se practique y en qué cantidad.

El ejercicio moderado mejora el funcionamiento del sistema inmunológico, mientras que, una gran intensidad y volumen de ejercicio produce un bajón inmunológico por el gran estrés al que se somete al cuerpo.

El ejercicio moderado ayuda a eliminar bacterias de los pulmones y de las vías respiratorias. Por lo que disminuye la probabilidad de contraer resfriados, gripe u otras enfermedades respiratorias. El aumento de la temperatura corporal durante e inmediatamente después de practicar ejercicio puede impedir el crecimiento bacteriano.

Durante este, los anticuerpos y leucocitos circulan más rápidamente, así que pueden detectar y combatir enfermedades más rápida y efectivamente.

Además se produce una reducción del estrés, por lo que, la producción de cortisol y epinefrina disminuirá y así la probabilidad de sufrir infecciones.

Por último, destacar la importancia de un buen descanso. Si se descansa poco o de forma irregular se disminuye la producción de leucocitos, que son los encargados de defender al organismo frente a las infecciones.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda entre 7 a 9 horas de sueño diario y siempre por la noche.

Si eres de los que no consiguen mantener un buen descanso, a continuación se describen unos consejos que te ayudarán a dormir mejor:

-Evitar el alcohol y la cafeína, sobre todo por la noche.

-Realizar cenas ligeras.

-Evitar siestas durante el día.

-Intentar dormirse y despertarse a la misma hora, ya que la regularidad mejora la calidad y la cantidad del sueño

-Ventilar la habitación antes de dormir (la temperatura ideal en la habitación debe ser de unos 18 grados centígrados).

Así que, el sistema inmunológico de cada individuo jugará un papel fundamental frente a cualquier patógeno como el Covid-19. Por lo que es muy importante llevar a cabo una dieta equilibrada y variada, realizar ejercicio físico moderado y descansar bien.

LAURA PUZO PLAYAN

Vocal de Oficina de Farmacia no Titulares del COF

Etiquetas