Sociedad

CHISPA

Tocar a un robot mullido reduce el dolor y aumenta la felicidad

Un estudio de una universidad israelí reveló que tocar a un pequeño robot japonés mullido y con forma de foca reduce el dolor y aumenta la felicidad. Para sorpresa de los científicos la investigación también mostró que el contacto con el peluche reduce los niveles de oxitocina, la "hormona del amor". El contacto de menos de una hora con el robot, de nombre Paro, puede mejorar el humor y reducir la sensación de dolor, tanto severo como leve, indicó el estudio de la Universidad de Ben Gurión. Los participantes del estudio experimentaron una mayor reducción del dolor cuando tocaron al robot que cuando estuvieron en la misma habitación que él. Uno de los descubrimientos que llamó la atención fue que quienes interactuaron con Paro registraron menores niveles de oxitocina que aquellos que no tuvieron contacto con él.

Etiquetas