Sociedad

DOMINGO - COSAS DE CASA

La Ciudadela de Jaca rinde un homenaje a Santoro

Uno de los cervatillos se llama Manolín, en recuerdo del técnico de ambulancias fallecido en marzo

La Ciudadela de Jaca rinde un homenaje a Santoro
La Ciudadela de Jaca rinde un homenaje a Santoro
S.E.

El pasado 29 de mayo, nació un nuevo cervatillo macho que vino a ampliar la manada de ciervos que vive en el foso de la Ciudadela de Jaca. Ese mismo día, sus gestores lo comunicaron en redes sociales, preguntando además a los usuarios acerca del nombre que se le podría poner al nuevo animal.

"La respuesta fue inmediata y entusiasta, recibiéndose un total de 43 propuestas, una vez descontados los nombres de broma y los que eran más apropiados para una cervatilla", explicó el coronel Francisco Rubio, que desde 2018 ejerce como director del Consorcio del Castillo de San Pedro, el organismo que gestiona la Ciudadela de Jaca.

Finalmente, el monumento escogió el nombre de Manolín, en homenaje a Manolo Santoro Banegas, conductor de ambulancias del 061, "gran amante de los animales y persona muy querida en Jaca". Cabe recordar que el jaqués -también entrenador del equipo femenino del Club Hielo Jaca- murió durante "los días más difíciles" de la covid-19, "sin que la familia y demás seres queridos pudieran despedirle".

El reconocimiento cuenta con el beneplácito de la familia, como señaló el coronel Francisco Rubio, que desea "una larga y feliz vida a Manolín", cuyo nombre también evoca a Manolo, "el macho alfa protagonista de la historia que se cuenta en Ecociudadela para concienciar especialmente a los más pequeños acerca de la importancia del respeto al medio ambiente".

Creada a finales de 2016, Ecociudadela es una actividad dirigida sobre todo a las familias y los colegios. Incluye la proyección de un vídeo sobre la vida de Manolo, la visita a ciervos con impronta humana con los que niños y mayores pueden interactuar, y por último, la visita a la manada del foso, donde desde 1974 viven estos animales.

Además de un recurso turístico y de ocio, el programa Ecociudadela tiene el objetivo final de concienciar a la ciudadanía sobre el fomento de las buenas prácticas medioambientales y la problemática de los plásticos, cuya ingesta por parte de los ciervos motivó la muerte de varios animales en los últimos años. La visita dura una hora y su precio es de 6 euros por persona. En junio se ofrece los domingos a las 10 y 12:30 horas, pero en verano, desde el 1 de julio, se podrá realizar a diario.

Uno de los mayores alicientes de los visitantes es comprobar el "baby boom" experimentado por la manada, que registró cinco nacimientos en pocos días. Con la llegada de Manolín, Felipe, Pyrene, Trufa y Capitán, el grupo cuenta con 33 ciervos. El castillo pudo grabar imágenes para el recuerdo, ya que las crías recién nacidas permitieron acercarse a los cuidadores, lo que "no es habitual", según los expertos.

DOS NUEVOS PONYS

Otra de las novedades que presenta la Ciudadela de Jaca es la incorporación de dos ponys (uno moreno y otro pinto), que se llaman Frodo y Sam, en alusión a dos de los protagonistas de El Señor de los Anillos. Ambos animales llegaron al castillo el día 5 de junio, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente.

Su presencia es fruto del acuerdo entre el Consorcio del Castillo de San Pedro y Asceal, una asociación sin ánimo de lucro que se ubica en Huesca y que se encarga de la gestión de Ecociudadela. La entidad cuenta con un centro de terapias asistidas con animales. Precisamente, estos dos dos ponys proceden de su granja.

Desde la dirección de la Ciudadela de Jaca se apostó por el fichaje de estos ponys como "una solución eficaz y ecológica para el mantenimiento de las zonas verdes, que son muy amplias y abarcan mucho más que las áreas visitables, por lo que requieren trabajos de jardinería constantes", según el coronel Francisco Rubio.

En el marco del programa de educación y sensibilización ambiental, el castillo reservó "una zona amplia, acotada y tranquila, en la que los ponys pueden alimentarse de pastos frescos". Al mismo tiempo, "esto permite mantener cortada la hierba de forma natural, sin emplear cortacésped, ni gasolina".

Por motivos higiénicos y de tranquilidad de los animales, las zonas en las que están los ponys (los baluartes, las casamatas y el camino de ronda) no son transitables. Sin embargo, los visitantes podrán ver con facilidad a los animales. La estancia de los ponys es temporal y estaba pensada para el periodo primaveral, durante el que la hierba crece muy rápido.

Etiquetas