Sociedad

CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

Los niños ucranianos no pasarán este año sus vacaciones estivales con familias del Somontano

La posibilidad de que los pequeños vengan a pasar las navidades está "en el aire"

Los niños ucranianos no pasarán este año sus vacaciones estivales con familias del Somontano
Los niños ucranianos no pasarán este año sus vacaciones estivales con familias del Somontano
Á.H.

BARBASTRO.- Los niños ucranianos no pasarán este año sus vacaciones estivales con familias de la Asociacion de Asistencia a la Infancia que les facilita la posibilidad de disfrutar una larga estancia desde el 15 de junio hasta el 30 de agosto. Eduardo Puente, presidente del colectivo, ha explicado que en abril se tomó la decisión de "cancelar el programa de verano porque la situación generada por la pandemia del coronavirus afecta a los países europeos. De hecho, suspendimos el viaje previsto para hablar con las autoridades ucranianas que es habitual en marzo".

La posibilidad de que los niños vengan a pasar las navidades está "en el aire porque nadie sabemos qué pasará y hasta septiembre hemos abierto un compás de espera para tomar decisiones. El proyecto se recuperará en cuanto las condiciones sean normales porque las familias tienen ganas y los niños están deseosos de venir". En general, "la decisión se ha entendido porque la Asociación no puede asumir este riesgo y por otra parte, es el gobierno ucraniano quien toma decisiones".

En el verano de 2019, ochenta niños, en edades comprendidas entre 7 y 18 años, pasaron sus vacaciones entre las provincias de Huesca y de Zaragoza, procedentes de la región de Chernóbil donde ocurrió el accidente nuclear el 26 de abril de 1986 que marcó muchas vidas. El accidente despertó la sensibilidad de las familias aragonesas -en este caso concreto- y desde hace 24 años se puso en marcha un programase con iniciativas y acciones, entre ellas la propuesta de pasar las vacaciones en familias, en navidad y en verano.

El tope de edad para disfrutar de este programa son 18 años, "a partir de entonces, traemos monitores del grupo y como en Ucrania conocen nuestro sistema de trabajo nos permiten esta opción. Hasta ahora, lo resultados han sido muy satisfactorios desde que el programa se puso en marcha hace 24 años. La confianza del Gobierno de Ucrania es total en nuestra labor" señala Puente.

Al mismo tiempo ha recordado que "en Ucrania vamos en busca de las peores necesidades posibles entre niños de orfanatos y familias desestructuradas, aquí estarían por debajo del umbral de la pobreza". En el transcurso del año las familias de acogida tienen contactos a distancia, "les envían paquetes, hablan con ellos una vez cada quince días por término medio. Además, hemos invertido muchos recursos en orfanatos y en casas de familia dotándolas de calefacción, duchas, cuartos de baño, cocinas... aulas de informática y de cocina, compramos una furgoneta, entre las intervenciones realizadas", ha concluido.

Etiquetas